Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama califica de "descorazonadora" la muerte de un joven negro a manos de un policía en Misuri

El presidente de Estados Unidos, Baraco Obama, ha calificado de "descorazonadora" la muerte de Michel Brown, el joven negro que murió el pasado domingo tras ser abatido a tiros, en circunstancias que aún están por esclarecer, por un policía en la ciudad de Ferguson, en Misuri.
"La muerte de Michael es descorazonadora. Michelle y yo enviamos nuestras condolencias a su familia y a su comunidad en estos momentos tan difíciles", ha dicho en un comunicado difundido este martes por la Casa Blanca.
Obama se ha mostrado consciente de que "los acontecimientos de los últimos días han suscitado fuertes sentimientos", pero ha instado a la población a "recordar a Michael mediante la reflexión", al menos "mientras no se conozcan los detalles" de su muerte.
"Debemos consolarnos los unos a los otros y hablar entre nosotros como una forma de curarnos, no de herirnos. Eso es lo que Michael y su familia, así como la gran comunidad estadounidense, merecen", ha sostenido.
Además, ha recordado que "el Departamento de Justicia está investigando los hechos junto a las autoridades locales" y ha asegurado que "seguirá proporcionando recursos durante el tiempo que sea necesario".
En los últimos tres días se han sucedido las protestas por la muerte de Michael, ya que gran parte de la población culpa a la Policía de lo que consideran un nuevo caso de violencia racial, similar al de Trayvon Martin en Florida.
Las autoridades dicen que el joven, de 18 años, recibió un disparo en medio de un forcejeo por conseguir la pistola del agente cuando estaba en el coche patrulla. En cambio, algunos testigos aseguran que el uniformado abrió fuego cuando Michael estaba con las manos en alto.