Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama consigue un triunfo histórico al aprobarse su reforma sanitaria

Poco después de la aprobación en el Congreso, el presidente Obama, exultante, hacía sus primeras declaraciones. El voto de hoy, aseguró, no ha sido fácil para muchos de los congresistas pero es "el voto correcto". Esta noche, agregó, "nos elevamos por encima de la política... y demostramos que somos capaces de hacer grandes cosas". 
Y es que el presidente, tras dos votaciones, había logrado la aprobación de su proyecto estrella de la legislatura, la reforma sanitaria. En la primera votación logró 219 votos a favor y 212 en contra y en la segunda, 220 a favor y 211 en contra. "Esta noche hemos respondido a la llamada de la Historia".
"No rehuimos nuestras responsabilidades, las abrazamos. No nos acobardamos ante el futuro, le hemos dado forma", declaró Obama, que antes de su breve declaración, tras la que no aceptó preguntas, había telefoneado a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, para felicitarle.
El primero de los proyectos de ley aprobado esta noche, que contiene el grueso de la reforma y que ya recibió el sí del Senado en diciembre, pasa ahora a Obama para su firma y conversión en ley.
El segundo se trasladará al Senado, que tiene previsto verlo esta semana y posiblemente votarlo el viernes o el sábado.
La Casa Blanca ha indicado que lo antes que Obama firmaría la ley sería este martes. El presidente tiene previsto desplazarse esta semana fuera de Washington para promover la medida.
Según explicó el portavoz presidencial, Robert Gibbs, Obama siguió la votación desde el salón Roosevelt de la Casa Blanca, en compañía de unos cuarenta funcionarios.
Vítores, aplausos y abrazos generalizados
Cuando la reforma quedó aprobada hubo "vítores y aplausos" y "abrazos generalizados", mientras Obama chocaba la mano con la de su jefe de Gabinete, Rahm Emanuel, según Gibbs.
Horas antes, los demócratas se habían apuntado una primera victoria en la votación sobre la reforma sanitaria, al aprobar un voto de procedimiento por 224 votos a favor frente a 206 en contra.
En el exterior del Capitolio, manifestantes contra la reforma presentes a lo largo de todo el día llamaban a "tirar a la basura" la medida.
Los demócratas se aseguraron los 216 votos necesarios para aprobar la reforma después de que el líder de un grupo de congresistas antiabortistas que se oponían a la medida, Bart Stupak, anunciara que había llegado a un acuerdo de última hora con la Casa Blanca y los líderes de su partido.
Stupak reclamaba garantías de que la reforma no permitiría el uso de fondos federales para la práctica de abortos.
Este congresista se alzó para defender esta noche la medida y pedir el "no" a la enmienda republicana contra el aborto, una iniciativa que le valió un grito de "asesino de bebés" proferida por uno de los legisladores presentes en la sala.
Por el acuerdo, el presidente de EEUU, Barack Obama, emitirá una orden ejecutiva que dejará claro que no se podrán usar esos fondos para las interrupciones voluntarias del embarazo, salvo casos extremos.
Cobertura a 30 millones de estadounidenses
La medida busca dar cobertura sanitaria a cerca de 30 millones de estadounidenses que en la actualidad carecen de ella.
Entre otros aspectos, la reforma prohibirá a las aseguradoras rechazar dar cobertura a personas que ya padezcan alguna enfermedad y hará obligatorio para la mayoría de los residentes el contar con un seguro médico.