Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama afirma que será el próximo presidente de EEUU quien derogue el embargo a Cuba

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha dicho que Cuba era "un vestigio de la Guerra Fría" y ha reconocido que el país norteamericano ha aplicado una política durante 50 años que "no ha funcionado", por lo que da por hecho que "en algún momento del gobierno del próximo presidente el embargo será derogado".
Días antes de su visita oficial a la isla --que tendrá lugar el 21 de marzo--, que le convertirá en el primer presidente estadounidense en hacerlo desde 1928, Obama ha insistido en que la relación con Cuba "exigía ser reevaluada", aunque ha advertido de que no se hacen ilusiones de que "el régimen de los Castro, o Cuba, cambien de la noche a la mañana".
"Las políticas que implementamos para aumentar los viajes, los intercambios comerciales, las remesas de familiares, el trabajo que estamos haciendo expandiendo las comunicaciones y el acceso a Internet y las oportunidades para los emprendedores, todo eso promete acelerarse en los años venideros", ha agregado el presidente estadounidense.
En una entrevista con la cadena CNN, Obama ha asegurado que los cubano-estadounidenses, "que inicialmente se mostraron escépticos ante la política", ahora reconocen que "este tipo de interacción podría traer aparejadas grandes oportunidades y transformaciones en el interior de Cuba".
CONTACTOS CON LA DISIDENCIA
Antes de estas declaraciones, el presidente estadounidense prometió a uno de los grupos de disidentes más destacados de Cuba, las Damas de Blanco, que planteará los temas de la libertad de expresión y de reunión al presidente cubano, Raúl Castro, durante su visita a la isla.
En una carta con fecha del 10 de marzo, Obama destacó la labor de las Damas de Blanco, que se manifiestan para semana para protestar contra el Gobierno, y defiendió su decisión de normalizar las relaciones con Cuba.
El respaldo estadounidense para los disidentes es una fuente de tensión antes de la visita de Obama, la primera de un presidente estadounidense desde que la guerrilla castrista tomara el poder en 1959. Tras más de medio siglo de enfrentamiento, hace 15 meses ambas partes pactaron normalizar sus relaciones.
Las Damas de Blanco fueron uno de los grupos de la oposición que criticaron el cambio impulsado por Obama, ya que consideran que el Gobierno cubano sigue reprimiendo la disidencia con medidas como la disolución de manifestaciones o el monopolio de los medios de comunicación. De hecho, denuncian que las autoridades han adoptado medidas aún más duras desde el acercamiento con Washington.
CARTA DE OBAMA A LAS DAMAS DE BLANCO
"Tomamos en serio las preocupaciones que usted ha planteado", señaló Obama en la carta, leída por la líder del grupo, Berta Soler, ante dos decenas de Damas de Blanco y otros partidarios reunidos en un parque de La Habana. "Presentaré estas cuestiones directamente al presidente Castro", añadió.
En la carta, Obama, califica a las Damas de "inspiración para el movimiento de los Derechos Humanos en todo el mundo". Un alto cargo estadounidense ha confirmado desde Washington que un asesor de Obama entregó la carta a las Damas de Blanco en Miami.
El pasado domingo, como ya es habitual la marcha de las Damas de Blanco terminó con detenciones tras un enfrentamiento con un grupo aún mayor de partidarios del Gobierno con bailarines y timbales. Unas dos decenas de personas fueron detenidas.
Soler ha manifestado su satisfacción por la carta de Obama, pero ha expresado de nuevo su desacuerdo con Obama por los cambios unilaterales impulsados sin movimientos recíprocos de parte de Cuba. "La respuesta de esta carta para nosotras es positiva y se la agradecemos mucho", ha declarado Soler minutos antes de ser detenida.