Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ocalan pide que las líneas generales del histórico acuerdo de paz con Turquía queden definidas en septiembre

El encarcelado dirigente del grupo guerrillero Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), Abdulá Ocalan, ha declarado este domingo que espera firmar en septiembre los principios básicos de un histórico acuerdo de paz que pondrá fin a un conflicto que se ha prolongado durante tres décadas y acabado con la vida de 40.000 personas.
Las declaraciones de hoy de Ocalan son las primeras tras la victoria del primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, en los comicios presidenciales. Erdogan ha declarado prioritario el acercamiento con el PKK, con el que comenzó las negociaciones de paz en 2012 y firmó un alto el fuego en marzo de 2013 que se ha mantenido en vigor hasta hoy.
"Hay que establecer los principios básicos de manera conjunta para finales de septiembre, ponerlos por escrito y firmarlos", ha declarado en comentarios recogidos por la agencia Firat News. "Nuestra lucha ha evolucionado hacia un proceso de negociación que ha jugado un papel fundamental y pido a todos que pongan su granito de arena a la hora de contribuir a la democracia", ha añadido.
Ocalan ha pedido no obstante al Gobierno que respete el marco de trabajo establecido por la comunidad internacional. Al Gobierno de Erdogan, Ocalan pide transparencia y que se abstenga de emplear las mismas tácticas de "guerra encubierta y psicológica" que, a su juicio, han dominado la realidad turca durante las últimas décadas. "Estas tácticas le pueden servir para ganar comicios, pero no para conseguir la paz", ha aseverado.
De firmarse el acuerdo, el PKK pondría fin a una lucha por la independiencia del sureste kurdo de Turquía, que canjearía por un mayor margen de autonomía política y el reconocimiento de los derechos culturales de la población.