Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Oxfam pide "cambios reales" en Siria a la comunidad internacional y critica la respuesta humanitaria

La organización no gubernamental Oxfam Intermón ha reclamado este lunes a los países participantes en la conferencia 'Apoyar a Siria y a la región', que se celebrará este jueves en Londres, requiere que los países desarrollados se comprometan a impulsar "cambios reales" que mejoren la vida de millones de sirios.
"La financiación de ayuda y otros planes de reasentamiento ofrecidos hasta la fecha han sido tan bajos que son poco más que gestos de cara a la galería. Los sirios esperan acciones, y no sólo palabras amables y promesas", ha dicho.
Así, ha destacado que "mientras algunas potencias mundiales han dado ejemplo a la hora de dar ayuda a los sirios (...) la mayoría de los países se quedan cortos", recordando que en 2015 sólo se recaudó la mitad del dinero necesario para financiar actividades humanitarias.
En este sentido, la ONG ha detallado que, según sus análisis --basados en cuánto debería aportar un país según el tamaño de su economía--, Alemania, Países Bajos, Suecia y Reino Unido "colaboran con generosidad", mientras que Qatar, Arabia Saudí y Estados Unidos "han contribuido con un porcentaje menor de la que sería su colaboración justa".
Intermon Oxfam ha añadido que "Australia, Francia y Rusia han incrementado su participación directa en el conflicto, pero fracasan a la hora de satisfacer las peticiones", mientras que "Rusia ha entregado sólo un uno por ciento de lo que sería su colaboración justa para cubrir las peticiones en 2015".
"Mirad Noruega, Bélgica y Kuwait. Dan mucho más que su justa participación. ¿Cómo pueden explicar Francia, Arabia Saudí y Rusia lo cortos que se quedan?", se ha preguntado Andy Baker, quien encabeza la respuesta de la ONG a la crisis en Siria.
En este sentido, ha resaltado que Líbano y Jordania, que acogen a cerca de dos millones de refugiados, han gastado el equivalente al 6.892 por ciento y el 5.628 por ciento de su justa colaboración, respectivamente.
"Nuestros cálculos sobre los compromisos que los países ricos deberían hacer para ayuda y reasentamiento son casi mínimos, y aún así se quedan cortos reiteradamente", ha lamentado Baker. "La conferencia de Londres debe ser un punto de inflexión", ha recalcado.
Por otra parte, ha dicho que "sin la expectativa de volver pronto a casa, los refugiados están entre una roca y un lugar duro: recibir menos ayuda y ser incapaces de mantenerse sin el derecho a trabajar o permisos de residencia válidos".
"Están forzados a estar en deuda para pagar la renta y comprar comida, reducen el número de comidas diaria y sacan a sus hijos de la escuela para enviarles a trabajar. Los refugiados son cada vez más vulnerables. Los participantes en la conferencia no pueden quedarse mirando cómo esto ocurre", ha argumentado.
Baker ha sostenido además que, si bien Líbano y Jordania "deben facilitar el acceso a los refugiados a la residencia legal, el empleo, la educación y la sanidad, necesitan ayuda con planes de desarrollo a largo plazo si quieren evitar que su propia población caiga en la pobreza".
Por otra parte, ha dicho que la falta de fondos es sólo uno de los problemas en el interior de Siria, puntualizando que la ayuda ni siquiera llega a la población a causa de los sitios a las ciudades, las barreras burocráticas y la violencia continuada.
Oxfam International ha pedido además el reasentamiento u otras formas de admisión humanitaria en los países ricos del diez por ciento de los refugiados sirios registrados en los países vecinos a finales de 2016, lo que equivaldría a unas 460.000 personas.
La ONG ha lamentado que los países ricos sólo se hayan ofrecido a acoger al 28 por ciento del número mínimo que deberían reasentar, destacando el papel de Canadá --que ha ofrecido el 238 por ciento de su parte justa--, así como el de Alemania y Noruega.
Por contra, ha dicho que la postura de Reino Unido, Estados Unidos, Francia, Rusia, España y Países Bajos está muy por debajo de la esperada.