Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PKK reclama la creación de una autonomía kurda y la liberación de Ocalan para volver al diálogo

El jefe militar amenaza con trasladar los combates a las ciudades turcas
El Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PPK) está dispuesto a dialogar con las autoridades turcas si estas crean una autonomía kurda y liberan al fundador de la formación, Abdulá Ocalan, quien se encuentra encarcelado cumpliendo cadena perpetua, según ha indicado su jefe militar, Murat Karayilan.
"Si Turquía hace un gesto de reconciliación al reconocer la autonomía kurda, el proceso de arreglo podría tener resultados", ha afirmado Karayilan en una entrevista concedida a la agencia rusa RIA Novosti en los montes Kandil, en el norte de Irak, donde tiene su refugio el PKK.
Además, ha añadido, "para llegar a un acuerdo con los kurdos, el Gobierno turco debe liberar a (...) Ocallan, a quien la mayoría aplastante del pueblo kurdo considera su líder". Asimismo, es necesario liberar a los demás presos políticos kurdos, que son "más de 7.000", ha precisado.
El jefe militar del PKK ha reconocido que los kurdos no se hacen ilusiones sobre la reanudación del proceso de paz porque el "Estado turco no lo aceptará". "La actitud que vemos ahora (por parte de Turquía) es una manifestación de racismo, chovinismo y fascismo", ha lamentado.
En opinión de Karayilan, "Turquía debe cambiar, y si cambia, si se convierte en un auténtico Estado democrático y el Kurdistán logra una autonomía, cesarán las rebeliones armadas y no será necesario hacer la guerra".
TRASLADAR LOS COMBATES A LAS CIUDADES
Por otra parte, ha advertido de que el PKK podría recurrir a los combates en las ciudades turcas en respuesta a la persecución de los kurdos por parte del Gobierno de Turquía. "Actualmente, estudiamos la cuestión de trasladar los combates a las ciudades, librar una guerra urbana es un paso muy arriesgado para nosotros (...), pero las condiciones actuales requieren cambiar de táctica", ha sostenido.
El dirigente del PKK ha denunciado que el Gobierno turco ha pasado a la "intimidación abierta" hacia los kurdos, que quieren "crear una autonomía democrática," y ha realizado una "declaración de guerra unilateral, que se manifiesta en ataques contra los kurdos". En este sentido, ha acusado a las fuerzas gubernamentales de bombardear ciudades "con una historia de miles de años", destruyendo el patrimonio cultural e histórico de la región.
Según Karayilan, cuando terminen los ataques y los kurdos tengan libertad e independencia, "no habrá necesidad de usar las armas". "Tenemos la intención de continuar una resistencia armada en Kurdistán hasta que nuestro líder y todo el pueblo kurdo obtenga libertad e independencia", ha remachado.
El Gobierno de Recep Tayyip Erdogan entabló en 2013 un proceso de paz con Ocalan para poner fin a tres décadas de conflicto, pero el presidente turco dio por rotas las conversaciones en julio. Desde entonces, el Ejército turco ha llevado a cabo una ofensiva contra el PKK, con bombardeos incluso en el norte de Irak, en la que habrían muerto unos 900 rebeldes.
Además, el Gobierno ha impuesto el toque de queda en varias localidades de mayoría kurda en el sureste del país, principalmente en Cizre y Silopi, en la provincia de Sirnak, así como en el distrito Sur de Diyarbakir, la principal ciudad de esta parte del país.