Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSDB de Neves, gran triunfador de las elecciones a gobernador

El Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) ha sido el gran triunfador de las elecciones a gobernador que se han celebrado en octubre. A pesar de la derrota de su candidato presidencial, Aecio Neves, el PSDB será el partido con más poder territorial.
El PSDB gobernará el mayor número de estados a partir de 2015, cuando los candidatos electos entre el 5 y el 26 de octubre tomarán posesión de sus cargos. Los social demócratas controlarán Sao Paulo, Mato Grosso do Sul, Paraná, Goiás y Pará, que suman 72,3 millones de habitantes, un tercio de la población del gigante suramericano.
Aunque se trata del partido político que mejores resultados ha obtenido en estos comicios regionales, el PSDB ha perdido tres estados, incluidos Minas Gerais, tierra natal de Neves, lo que le hace perder poder de decisión sobre 28,4 millones de brasileños.
Las elecciones estatales palian así de alguna manera el agridulce resultado de los comicios presidenciales. Tras dar la sorpresa en la primera vuelta del 5 de octubre, cuando ya se daba por seguro el pase a segunda de Dilma Rousseff y de la candidata socialista, Marina Silva, Neves perdió ante la actual mandataria por apenas tres puntos.
El Partido de los Trabajadores (PT) de Rousseff aparece en segundo lugar en términos de poder territorial. Los 'petistas' han conseguido mantener los cinco estados que ya tenían en sus manos, sumando así 48,7 millones de habitantes.
El Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) se perfile como el otro triunfador de la jornada electoral. En estas elecciones a gobernador ha pasado de controlar cinco estados a siete, lo que se traduce en 40,3 millones de personas.
El PMDB consigue, además, mantener Río de Janeiro, un estado clave en la configuración política, económica y social de Brasil y que será determinante en los dos años que restan para la celebración de los Juegos Olímpicos en tierras cariocas.
El Partido Socialista Brasileño (PSB), por su parte, ha perdido la mitad de los estados en su poder, pasando de seis a tres, reduciendo su ámbito de influencia a 16,1 millones de habitantes. Su único logro destacable ha sido mantener, al menos, Pernambuco, del que Eduardo Campos, candidato presidencial que murió en un accidente de avioneta el pasado 13 de agosto, fue gobernador.
Las demás formaciones, muy minoritarios y que, en consecuencia, suelen constituirse en las bases aliadas de los grandes partidos, se han hecho con siete estados habitados por 25,3 millones de brasileños.