Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pakistán admite la presencia de líderes talibán afganos en su territorio

El asesor del primer ministro de Pakistán para Asuntos Exteriores, Sartaj Aziz, ha admitido este miércoles que varios líderes talibán afganos viven en el país, reconociendo que Islamabad cuenta con una influencia considerable sobre ellos.
"Tenemos algo de influencia sobre ellos por su cúpula está en Pakistán y tienen instalaciones médicas. Sus familias están aquí", ha dicho, después de años de negativas del Gobierno paquistaní sobre este hecho ante las acusaciones de Kabul.
"Podemos usar esos puntos para decirles: 'Venid a la mesa (de negociaciones)'. Pero no podemos negociar en nombre del Gobierno afgano porque no podemos ofrecerles lo que puede ofrecerles el Gobierno afgano", ha reconocido.
En este sentido, Aziz ha apuntado que las medidas de presión sobre los líderes talibán podrían ir desde la restricción de su acceso a hospitales y otras instalaciones a expulsarles del país, tal y como ha recogido el diario paquistaní 'Dawn'.
"Les hemos acogido (a los líderes talibán) desde hace 35 años, y no podemos seguir haciéndolo porque el mundo nos acusa por su presencia aquí", ha recalcado, destacando que Islamabad está tomando medidas para convencer a Estados Unidos que no apoya a grupos islamistas armados.
Pakistán fue, junto a Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos (EAU), el único país que reconoció el régimen talibán, y apoyó al grupo con armamento y financiación durante años, tal y como ha denunciado en reiteradas ocasiones Afganistán.
El Grupo de Coordinación Cuadrilateral (GCC) --integrado por Afganistán, Pakistán, China y Estados Unidos-- anunció la semana pasada que Kabul y los insurgentes mantendrían contactos directos en Pakistán en la primera semana de marzo, si bien los insurgentes han dicho no tener noticias en este sentido.
El último intento por la paz, que tuvo lugar el año pasado, acabó en el dique seco después de que los talibán reconocieran la muerte de su líder, el mulá Omar, que ha arrastrado a los insurgentes a la división sectaria.
El Gobierno de Kabul, en este sentido, aborda desde el pragmatismo unas nuevas conversaciones cuyo objetivo primordial es el de estudiar si las líneas maestras del plan de paz permanecen vigentes.