Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa pide reconciliación con la Iglesia en su primer acto multitudinario

El Papa Benedicto XVI ha pedido a los católicos estadounidenses que se reconcilien con la Iglesia después de los casos de abusos sexuales a menores por parte de sacerdotes. El Pontífice ha celebrado una misa ante 45.000 personas en el estadio de béisbol" "Nationals Park" de Washington.
El Papa, que ya habló el pasado miércoles con los obispos estadounidenses del escándalo sobre la pederastia de sacerdotes, ha retomado el tema y reconoció el "dolor y el daño causado". Benedicto XVI ha invitado a los fieles "a promover la recuperación y la reconciliación para ayudar a quienes han sido dañados".
"Ninguna palabra mía podrá describir el dolor y el daño producido por dicho abuso", ha exclamado el Papa. Benedicto XVI ha garantizado que "ya se han hecho grandes esfuerzos para proteger a los niños y éstos han de continuar".
Toque de atención
El Pontífice ha aludido a que en la sociedad estadounidense se perciben "signos evidentes de un quebrantamiento preocupante de los fundamentos mismos de la sociedad, signos de alienación, ira, aumento de la violencia, debilitamiento del sentido moral, vulgaridad de las relaciones sociales y creciente olvido de Dios".
Aunque, ante este panorama desolador, ha asegurado que "la Iglesia ve signos de grandes promesas en sus numerosas parroquias sólidas y en los movimientos vivaces". Por ello, Ratzinger confía en que la Iglesia del país logre afrontar los retos de "una cultura cada vez más secularizada y materialista". CGS