Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Park afirma que Corea del Sur "no cierra la puerta al diálogo" con Corea del Norte

La presidenta de Corea del Sur, Park Geun Hye, ha afirmado este martes que Seúl no cerrará la puerta al diálogo con Corea del Norte, si bien ha advertido de que Pyongyang hará frente a más presiones si no abandona su programa nuclear.
"Tanto nosotros como la comunidad internacional seguiremos presionando a Corea del Norte a menos que muestre un compromiso con la desnuclearización (...) si bie nuestro gobierno no cerrará la puerta al diálogo", ha dicho.
Así, Park ha recalcado que la comunidad internacional debe hacer que Corea del Norte reconozca que las armas nucleares "no mantendrán su régimen", según ha informado la agencia surcoreana de noticias Yonhap.
Por ello, ha subrayado que el borrador de resolución presentado ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas representa la "firme voluntad" de la comunidad internacional de hacer pagar a Pyongyang por sus últimas "provocaciones":
El organismo internacional votará este martes un borrador de resolución presentado por Estados Unidos que contempla expandir las sanciones contra Corea del Norte por sus últimos ensayos nuclear y balístico.
La delegación estadounidense ante el organismo internacional ha afirmado que está previsto que la votación tenga lugar a las 15.00 horas (las 21.00 horas en la España peninsular).
La embajadora estadounidense ante la ONU, Samantha Power, subrayó la semana pasada que, de ser aprobada, la resolución "representará el paquete de sanciones más duro impuesto por el Consejo de Seguridad en más de dos décadas".
LOS ÚLTIMOS ENSAYOS
El Gobierno de Kim Jong Un llevó a cabo el 6 de enero una prueba con una bomba de hidrógeno y el 7 de febrero lanzó un satélite de observación terrestre con tecnología de misiles balísticos, saltándose así las resoluciones que le prohíben expresamente hacer estos ensayos.
En respuesta, el Consejo de Seguridad amenazó con una nueva batería de sanciones contra Corea del Norte y Washington y Seúl anunciaron sus planes para desplegar un sistema de defensa aérea estadounidense en suelo surcoreano.
A pesar de la respuesta de la comunidad internacional, Kim ha ordenado "elevar la investigación científica para lograr un objetivo mayor con el gran éxito actual (...) y lanzar más satélites operativos", de acuerdo con la agencia de noticias oficial, KCNA.
Corea del Norte justifica su escalada nuclear y militar por la necesidad de defenderse de lo que considera movimientos provocadores de Corea del Sur y Estados Unidos.
Las dos Coreas siguen técnicamente en guerra porque solamente firmaron un armisticio para cesar indefinidamente las hostilidades después de enfrentarse entre 1950 y 1953.