Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Park rechaza que Corea del Sur se haga con armas nucleares y reclama nueva sanciones contra Corea del Norte

La presidenta de Corea del Sur, Park Geun Hye, ha expresado este miércoles su rechazo a la obtención de armas nucleares, argumentando que rompería el compromiso del país con la comunidad internacional.
En sus declaraciones, la mandataria ha defendido que Seúl no necesita tener estas armas mientras Estados Unidos continúe ofreciendo su protección al país, según ha informado la agencia surcoreana de noticias Yonhap.
En 1991, Washington retiró sus armas nucleares tácticas del país, y Corea del Sur ha mantenido desde entonces una postura favorable a la desnuclearización de la totalidad de la península.
En este sentido, ha recalcado que Seúl hará todos los esfuerzos necesarios para lograr que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas apruebe una resolución para aumentar las sanciones contra Corea del Norte como respuesta a su último ensayo nuclear.
"El ensayo nuclear norcoreano es un desafío inaceptable a la paz y la seguridad en el noreste de Asia y el mundo", ha dicho, agregando que las sanciones deben ser suficientemente duras como para obligar a Pyongyang a cambiar sus políticas en este sentido.
Por ello, Park ha reclamado además a China que juegue un "papel necesario" para aprobar estas sanciones, resaltando que Pekín debe ser consciente de que no puede evitar que Pyongyang "lleve a cabo una quinta o sexta prueba nuclear" si no materializa sus compromisos.
El líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, abogo el martes por una expansión del arsenal nuclear con el que cuenta el país, "tanto en cantidad como en calidad", según ha informado la agencia estatal local de noticias, KCNA.
Kim, que ha expresado su voluntad de que en el futuro "se detone una bomba de hidrógeno aún más poderosa --que la presuntamente utilizada en el último ensayo--", ha agregado que estas armas son necesarias para hacer frente a la "amenaza" que suponen sus enemigos.
EL ÚLTIMO ENSAYO NUCLEAR
El Gobierno de Corea del Norte aseguró la semana pasada haber llevado a cabo una prueba con una bomba de hidrógeno miniaturizada, apenas unas horas después de que se registrara un terremoto de magnitud 5,1 en el norte del país.
En su comunicado, recalcó que la prueba ha sido "exitosa", al tiempo que ha asegurado que se ha llevado "de forma segura y perfecta, sin provocar un impacto negativo en el medioambiente".
En respuesta, Corea del Sur retomó desde el viernes la emisión de propaganda contra el régimen norcoreano mediante altavoces en la frontera que separa a los dos países. Pyongyang inició horas después una campaña de propaganda contra Seúl.
Las dos Coreas intercambiaron disparos de artillería el pasado mes de agosto después de que Pyongyang reclamara el fin de las emisiones de propaganda mediante altavoces. Ambos países negociaron una salida a la disputa con un acuerdo para mejorar los lazos que incluyó la cancelación de dicha propaganda.