Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Parlamentarios de Sudáfrica protagonizan una pelea tras la retirada por la fuerza de varios de ellos

Parlamentarios sudafricanos han protagonizado este miércoles una pelea después de que los guardias de seguridad recibieran la orden de retirar por la fuerza a varios opositores después de que criticaran duramente al presidente, Jacob Zuma.
Varios parlamentarios del partido izquierdista Luchadores por la Libertad Económica (EFF) han criticado a Zuma tras dos fallos de tribunales del país, uno de los cuales implica que podría ser imputado por corrupción.
Al fallo citado anteriormente se suma que el Tribunal Superior de Pretoria dictaminó el viernes que no está justificado que la Fiscalía retirara en 2009 los 783 cargos delictivos que pesaban contra Zuma, lo que le permitió presentarse a las elecciones.
Los parlamentarios estaban debatiendo la propuesta de presupuestos cuando tuvieron lugar los incidentes, iniciados cuando un miembro del EFF criticó al presidente por estar en el Parlamento tras dichos fallos judiciales.
"Abandone la sala, honorable (Mbuyiseni) Ndlozi", ha dicho la presidenta del Parlamento, Baleka Mbete, después de que pidiera que se evitara que Zuma subiera al estrado, según ha informado el diario local 'Mail & Guardian'.
"¿He roto el juramento que hice al asumir el cargo?", ha preguntado Ndlozi tras ser interpelado por Mbete. "Una persona rompe su juramento (en referencia a Zuma), y no le ordena que abandone la sala", ha criticado.
El intercambio de palabras ha derivado en la entrada de los guardias de seguridad para llevarse a Ndlozi y otros parlamentarios del EFF, que han lanzado varios puñetazos cuando eran expulsados del lugar.
El EFF ha anunciado que presentará una demanda criminal por ser retirados por la fuerza del Parlamento. El líder del partido, Julius Malema, prometió en marzo que no permitirían a Zuma comparecer ante el Parlamento.