Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Parlamento de Kenia se reforma con 350 asientos de 2.400 euros cada uno

El presidente de Kenia, Mwai Kibaki, ha inaugurado este martes el nuevo Parlamento, en el que el Estado se ha gastado 12 millones de dólares (9,6 millones de euros) y que cuenta como principal elemento de polémica 350 asientos rojos valorados cada uno en 3.000 dólares (2.400 euros).
Las obras arrancaron en abril de 2010 y, aunque inicialmente estaba previsto que duraran un año, se prolongaron por la controversia que ha rodeado todo el proceso, especialmente en lo que a costes se refiere.
El diputado John Mbadi, miembro de la comisión que analiza los gastos estatales, ha asegurado a la radiotelevisión pública BBC que no entiende cómo llegó a plantearse inicialmente que los parlamentarios contasen con sillas de 400.000 chelines (5.000 dólares), cifra con la que incluso un ciudadano de a pie se podría comprar "una pequeña vivienda". Para Mbadi, se trata de algo "completamente ridículo".
Las quejas llevaron al Gobierno a prescindir de la compañía contratada inicialmente para la fabricación de los asientos, de 50 kilos cada uno, y encargar la producción al servicio de prisiones, lo que ha permitido reducir los costes finales en unos 2.000 dólares por silla.
Los asientos son a prueba de fuego y cuentan con una garantía de 30 años, aunque más de la mitad de ellos estarán vacíos de momento. El Parlamento está compuesto actualmente por 220 miembros, a la espera de la designación de 350 en las elecciones de marzo de 2012, que ya se organizarán conforme a la representación establecida en la nueva Constitución.
Las autoridades han restado importancia al alto coste de las reformas y han defendido que, con ellas, el Parlamento del país africano entra en la era digital. El presidente de la Cámara, Kenneth Marende, ha dicho incluso que los cambios introducidos repercutirán en la "gobernabilidad".
Los diputados contarán ahora con la posibilidad del voto electrónico y ya no tendrán que seguir la disciplina impuesta por el partido, según Marende. "Cada parlamentario será independiente, tomará una decisión y simplemente apretará el botón", ha declarado a la BBC.
La primera sesión arrancó con un escaso aprovechamiento de las posibilidades tecnológicas que ofrece el nuevo Parlamento pero no estuvo exenta de complicaciones. Algunos diputados apretaron sus botones sin querer, mientras que otros no lo hicieron cuando debían. "Nos acostumbraremos", ha apuntado uno de los legisladores.
La polémica por la forma en que invierten el dinero las autoridades de Kenia no es nueva, ya que los diputados de este país figuran entre los mejor pagados de todo el continente. Cobran al año unos 10.000 dólares (unos 8.000 euros).