Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pekín acusa a EEUU de estar tras las protestas de Hong Kong

hong kongtelecinco.es
El periódico 'Diario del Pueblo', órgano oficial del Partido Comunista Chino, ha acusado a Estados Unidos de estar tras las protestas prodemocráticas de las últimas semanas en Hong Kong y de intentar así atacar a China con una "revolución de colores" como la ocurrida en países como Ucrania.
"Es inevitable que estas iniciativas del Gobierno, las ONG y los medios de comunicación estadounidenses se vinculen con la implicación de estas 'revoluciones de colores' en la Comunidad de Estados Independientes, Oriente Próximo, el norte de África y otras partes", señala el diario en una editorial.
Para el periódico, Estados Unidos fomenta valores como la democracia, la libertad o los derechos humanos, "pero en realidad simplemente está defendiendo sus propios intereses" para "debilitar a gobiernos que considera insubordinados". "Según esta lógica, un país democrático es el que se gobierna de acuerdo con los intereses estadounidenses", apostilla.
En cualquier caso, destaca que estas revoluciones "casi nunca tienen éxito", como en la Primavera Árabe, "convertida en un invierno árabe", o la situación en Ucrania, "que ha desembocado en la secesión y el conflicto".
"Estados Unidos puede que disfrute con el dulce sabor de la injerencia en los asuntos internos de otros países, pero en lo que respecta a Hong Kong, tiene escasas posilibilidades de imponerse a la voluntad y determinación del Gobierno chino para mantener la estabilidad y la prosperidad", concluye.
Precisamente hoy los estudiantes, promotores de las protestas, han publicado una carta abierta dirigida al presidente chino, Xi Jinping, en la que aseguran que no se trata de una "revolución de colores".
Mientras, en las calles la situación es de calma tras la gran manifestación del viernes y después del llamamiento de los organizadores para iniciar una "nueva ola" de desobediencia civil. Los manifestantes continúan en las calles del centro de la ciudad para exigir reformas democráticas en la elección del gobernador hongkonés.