Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pekín suspende en Derechos Humanos

Los Juegos Olímpicos en Pekín han puesto todas las miradas internacionales sobre China. FOTO: EFEtelecinco.es
La organización ha acusado a China de dar una nueva vuelta de tuerca a la censura mediática, a las detenciones sin juicio y a la persecución de activistas de derechos humanos. Amnistía Internacional (AI) ha publicado este nuevo informe para denunciar la falta de compromiso de las autoridades de Pekín para con los derechos humanos.
Sólo en la cuestión de la pena de muerte, ha indicado Mark Allison, investigador especializado en China, parece haber un "avance positivo", ya que, según datos de la Corte Suprema china, este órgano habría reducido hasta un 15 % el número de ejecuciones en la primera mitad de 2008.
Ausencia de libertad de prensa
El analista ha subrayado que China no "permite la 'libertad de prensa completa' como prometió". Allison afirma que esta violación un derecho fundamental se ve en las presiones que sufren quienes publican en chino, el control del Internet, o los 260 casos de acoso a periodistas extranjeros documentados por el Club de Corresponsales Extranjeros de China.
Tampoco ayuda a despejar muchas dudas el "excesivo uso de la fuerza" de la policía china sobre los periodistas de Hong Kong o el bloqueo de numerosas páginas de Internet en el mismo centro olímpico de prensa de Pekín, entre ellas la de Amnistía Internacional.
Esto demuestra "lo ineficaz de la 'diplomacia silenciosa' para persuadir a China de cumplir con sus promesas de derechos humanos" según la organización. Para el encargado de presentar el informe, Mark Allison, es primordial que tanto el COI como los líderes mundiales pidan cuentas a China y muestren su preocupación por las violaciones de derechos humanos protagonizadas por este país durante su carrera hacia la Olimpiada. Según AI, "un silencio de éstos podría ser interpretado por Pekín como un apoyo tácito a sus actos". CGS