Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Peña Nieto comparte la "indignación" que ha sacado a la calle a miles de personas por el caso Iguala

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, ha dicho que comparte la "indignación" de las miles de personas que salieron el miércoles a las calles del país para protestar por la desaparición de 43 estudiantes en la localidad de Iguala --estado de Guerrero--, pero ha rechazado todas las "actitudes violentes" registradas durante la jornada.
Peña Nieto, que ha expresado en varias ocasiones su compromiso para esclarecer el paradero de los estudiantes 'normalistas' y procesar a los culpables, se ha sumado este jueves al malestar de la mayoría de la población. Así, ha dicho sentir el mismo "sentimiento de indignación, de rechazo y de consternación", según medios locales.
En un acto con motivo del Día del Médico, el mandatario ha dado su apoyo a quienes se han sumado a las "expresiones de solidaridad", especialmente a las familias de los 43 estudiantes. "Todos los días estoy al frente de saber, indagar y apurar los esfuerzos para poder atender esta consternación que hay en la sociedad", ha insistido, en una alusión al compromiso del Gobierno federal.
Sin embargo, Peña Nieto ha desmarcado las protestas pacíficas de los disturbios que el miércoles tuvieron lugar en Iguala, donde una decena de personas fueron detenidas por saqueos y actos de vandalismo tras las manifestaciones. El presidente considera "incongruente" que se pida la aplicación de la ley con actos de violencia.
Los familiares de los 43 estudiantes 'normalistas' de Ayotzinapa desaparecidos en la noche del pasado 26 de septiembre en la localidad de Iguala dieron el miércoles un plazo de dos días a las autoridades para informar sobre el paradero de los jóvenes. "Dos días, si no, que se atengan a las consecuencias", advirtió uno de los padres durante la protesta en la capital mexicana.
Cerca de una decena de familiares de los desaparecidos tomaron la palabra en ese acto para pedir la renuncia del gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, y exigir más rapidez a las autoridades. Fuentes citadas por los medios mexicanos dan por segura la dimisión de Aguirre este jueves.