Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Pentágono retira el plus de peligrosidad en ciertas zonas para ahorrar 100 millones de dólares

El Departamento de Defensa de Estados Unidos ha anunciado la próxima retirada del plus de peligrosidad para los militares que operan en zonas como Bahréin, Arabia Saudí o las aguas del golfo Pérsico, lo que supondrá cambios en las nóminas de 50.000 efectivos y el ahorro de unos 100 millones de dólares (unos 73,5 millones de euros).
En 2012, un total de 194.189 militares norteamericanos recibieron un dinero extra por la conflictiva situación de sus respectivas zonas de operaciones, lo que supuso "aproximadamente 500 millones de dólares" (370 millones de euros) en gastos, según el portavoz del Pentágono, Steven Warren, que ha indicado que aún no existen datos de 2013.
Estados Unidos compensa a sus soldados si considera que existe un "riesgo inminente de daño físico", pero en 2011 comenzó a revisar este tipo de ayudas. Ahora, considera que la situación se ha estabilizado en determinadas áreas y, por tanto, introducirá nuevos cambios a partir del próximo 1 de junio.
Bahréin, Kuwait, Qatar, Arabia Saudí, Serbia y Montenegro salen por completo de la lista de zonas peligrosas, de la que también se caen las actividades terrestres en Timor Oriental, Haití, Liberia, Omán, Ruanda, Tayikistán, Emiratos Áranes Unidos, Kirguistán y Uzbekistán, según un comunicado del Departamento de Justicia.
El Pentágono ha eliminado, además, las aguas de los mares Arábigo y Rojo y de los golfos de Adén y de Omán. Las aguas y el espacio aéreo del golfo Pérsico también desaparecen de las zonas peligrosas a ojos del Gobierno norteamericano.
Con los nuevos cambios, "aproximadamente 50.000 (militares) menos recibirán el pago por peligrosidad", lo que permitirá al Ejecutivo ahorrar alrededor de 100 millones de dólares, ha explicado Warren.