Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Perú advierte de la desaparición de 37 lenguas nativas en el día de las Lenguas Indígenas

Perú celebra este viernes el día de las Lenguas Indígenas, una jornada de reivindicación para que comunidades enteras que solo saben comunicarse en su lengua nativa no sufran ninguna discriminación a la hora de acceder a servicios públicos.
"Es gravísimo que un peruano en la actualidad tenga que sufrir ese atropello en su propio país y de parte de las instituciones que deberían servirlo y protegerlo. Los ciudadanos del Perú deben poder ejercer su derecho de desarrollar su propia cultura y hablar su propia lengua, como lo establece la Constitución", ha manifestado Agustín Panizo, director de Lenguas Indígenas del Ministerio de Cultura, en unas declaraciones recogidas por 'Perú21'.
Así, el funcionario ha alertado sobre la exclusión que sufren estas comunidades, uno de los motivos por los cuales las lenguas originarias se están extinguiendo poco a poco en el país. "En los últimos años han desaparecido 37 lenguas", ha asegurado.
"Pero no solo eso, cuando desaparece una lengua desaparece con ella también un pueblo, y si el Estado peruano no tiene una política de conservación, uso, desarrollo y fomento de las lenguas, lo que hace es contribuir con la desaparición de los pueblos", ha advertido.
Según los datos del censo de 2007, en torno al 13 por ciento de la población peruana, es decir cerca de 4 millones de personas, es hablante de al menos alguna de las 47 lenguas que existen en el país, de las cuales 21 están en peligro de desaparecer pronto, ya que solo son habladas por los adultos mayores de las comunidades.
"Esto no solo ocurre con esas 21 lenguas sino con todas; se está dejando de transmitir las lenguas originarias a los niños y estos se están acostumbrando a hablar en castellano. Los padres prefieren que sus hijos no aprendan la propia lengua porque consideran que transmitirla es un daño, creen que les quita oportunidades de desarrollo porque la vida oficial del país se da en una sola lengua, que es el castellano", ha afirmado Panizo.