Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Picardo acusa a España de "chantaje político" de cara a un posible 'Brexit'

El ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo, ha acusado este lunes a España de realizar un "chantaje político" de cara a la posibilidad de que se apruebe el 'Brexit', cargando duramente además contra el Comité Especial de Descolonización de la ONU, al que ha acusado de "fracasar estrepitosamente".
En sus declaraciones ante el órgano, Picardo ha criticado al ministro de Exteriores y Cooperación en funciones, José Manuel García-Margallo, por caer en un "chantaje político infantil" al "amenazar con cerrar la frontera si Reino Unido vota por salir de la Unión Europea (UE)".
"España está objetiva, legal y moralmente equivocada en todas las afirmaciones que hace sobre la cuestión de Gibraltar", ha señalado, agregando que "por esa razón, nunca podrá imponer una reivindicación descabellada, ilegal e inmoral".
"Este año se cumplen 50 años desde que Reino Unido desafió al Gobierno de España a poner a prueba su reivindicación (...) ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ). Medio siglo más tarde, España todavía no ha sometido estas cuestiones a una evaluación objetiva", ha resaltado.
Así, Picardo ha reiterado que "España sabe que nunca podría imponerse en un tribunal que aplica de forma justa y objetiva los derechos en virtud de la Carta de la ONU y de los principios establecidos en el Derecho Internacional".
"Tras haber cedido Gibraltar por tratado hace más de 300 años, España depende ahora de la perniciosa colaboración de organismos como este comité para hacer avanzar sigilosamente las reivindicaciones que no lleva ante un tribunal", ha apuntado.
"Queremos tener una relación de amistad y cooperación con el pueblo español, pero el pueblo de Gibraltar rechazó la soberanía compartida en el referéndum de 2002", ha recordado.
"Entonces, rechazamos la soberanía conjunta con un 98 por ciento de los votos, pero es evidente que no lo dijimos lo suficientemente fuerte y claro", ha manifestado.
Así, ha resaltado que "Gibraltar no está en venta, los gibraltareños no admitirán chantajes, los gibraltareños jamás se rendirán", insistiendo en que "nunca, jamás, seremos españoles".
"España cedió Gibraltar 'para siempre' en 1713 mediante el Tratado de Utrecht y nunca hemos cambiado ni cambiaremos de postura", ha dicho, remachando que sabe que sus palabras "frustran las ambiciones expansionistas del Gobierno español de redibujar el mapa de Europa meridional".
CRÍTICAS AL COMITÉ
Picardo ha resaltado que el pueblo de Gibraltar "no sufre el yugo del colonialismo, sino la supresión de sus inalienables derechos legales internacionales como consecuencia de la inacción deliberada de este comité".
"No se les nombra para actuar como árbitros o mediadores en las disputas territoriales o de otra índole que pudieran existir entre los distintos estados", ha dicho, criticando que el comité no haya visitado Gibraltar argumentando "neutralidad" en el caso.
"Quiero agradecerle, señor presidente, la franqueza y la claridad de la carta que nos envió en respuesta, en la que explicaba los motivos por los que no vendría", ha apuntado.
"Ha confirmado lo que ya sabíamos: que, en realidad, se está permitiendo que las falaces reivindicaciones de España sobre la soberanía de nuestra tierra le influyan de una manera totalmente inapropiada", ha lamentado.
En este sentido, ha reclamado al comité que lea "la trascendente sentencia del Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS)" sobre el caso, recordando que "revocó recientemente las objeciones de España" al considerar que "no existía disputa legítima sobre la soberanía de Gibraltar".
Por ello, el ministro principal de Gibraltar ha acusado al comité de "conspirar" con España "en contra de los intereses del pueblo de Gibraltar", argumentando que esto "supone una traición a los derechos de los pueblos que deberían proteger pero que, sin embargo, tratan de socavar".