Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Policía acudió a casa del secuestrador de Jaycee durante el rapto sin hallar nada sospechoso

El hombre acusado de raptar a una niña de 11 años y mantenerla secuestrada durante 18 años fue investigado durantan el rapto. La Policía recibió una llamada anónima en el año 2006, que alertaba de que el raptor tenía niños viviendo en tiendas de campaña en su patio. También se le investigó como sospechoso del asesinato de varias prostitutas.
Los agentes buscaban este viernes evidencias en el rancho del secuestrador que pudieran relacionarle con varios asesinatos de prostitutas en la zona, cerca del suburbio de Antioch. "Están peinando su casa de nuevo", ha dicho Jimmy Lee, portavoz del Departamento del sheriff del Condado de Costa. El diario The New York Times en su edición online recoge que entre 1998 y 2002 se perpetraron varios asesinatos y violaciones aún sin resolver. La mayoría de las víctimas, cuyos cuerpos se encontraron en Pittsburg, cerca de Antioch, eran prostitutas, ha informado Daniel Terry, de la unidad de investigaciones del Condado de Costa.
Además, la Policía se ha disculpado por no haber seguido la denuncia de 2006 que pudo haberlos llevado a Jaycee Dugard, secuestrada con 11 años cuando se dirigía a una parada de autobús cerca de su casa en South Lake Tahoe en 1991.
Las autoridades creen que la joven de 29 años pasó la mayoría de las últimas dos décadas viviendo en tiendas de campaña y cobertizos en el patio del raptor convicto Garrido, acusado de haber tenido dos hijas con su rehén, de 11 y 15 años.
El sheriff de Contra Costa, Warren Rupf, ha reconocido que un vecino de Garrido llamó a la policía en el año 2006 y denunció que el secuestrador de Dugard era un "psicótico" con adicciones sexuales, que tenía niños viviendo en tiendas de campaña en su patio.
Cuando un agente acudió a la vivienda del secuestrador, habló con Garrido en el patio delantero y le advirtió de que existían restricciones sobre vivir a la intemperie en un barrio residencial.
"El oficial no entró, ni pidió entrar al patio", declaró Rupf a la prensa, tras añadir que el policía no sabía que Garrido era un agresor sexual, como aparece registrado en la base de datos de la Policía. "Debimos ser más inquisitivos o curiosos y regresar una o dos veces más", se lamentó el sheriff.
Garrido, que cumplió un tiempo en prisión por violación y secuestro a inicios de 1970, hizo su primera aparición en los juzgados este viernes. Llevaba una vestimenta naranja y se sentó junto a una abogada.
Su esposa, Nancy Garrido de 54 años, también está bajo custodia policial. La Policía asegura que la sospechosa encaja con la descripción de la mujer que conducía el coche cuando la raptaron a la niña.
Las autoridades señalaron que Phillip Garrido mantuvo a Dugard y las dos hijas que tuvo con ella en el patio de la casa que compartía con su esposa. El jardín estaba cubierto por lonas y árboles altos, dificultando ver su interior desde afuera.