Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Policía detiene a un importante miembro de la milicia somalía Al Shabaab

La Policía de Kenia ha arrestado a un importante miembro de la milicia islamista somalí Al Shabaab, que mantiene vínculos con la organización terrorista Al Qaeda, según han informado este miércoles fuentes de seguridad a la cadena de televisión británica BBC.
La Policía cree que el sospechoso es el antiguo periodista Hasán Hanafi, acusado de matar a varios compañeros de profesión en Somalia, según otras fuentes citadas por la BBC. Sin embargo, el detenido ha negado ser Hanafi durante los interrogatorios.
Por su parte, fuentes de seguridad somalíes han indicado que Hanafi fue detenido hace unos días en Nairobi gracias a la cooperación entre los servicios de Inteligencia de ambos países africanos.
Hanafi se unió a la rama armada de Al Shabaab hace unos años tras trabajar en Radio Andalus, el medio que hace las veces de portavoz del grupo en Somalia. Varios periodistas locales sospechan de su papel en el asesinato de otros periodistas. Alrededor de 20 reporteros han muerto en el país en los últimos tres años.
El grupo terrorista ha llevado a cabo una campaña de siete años para imponer su estricta interpretación de la ley islámica en este país. Los milicianos ven a los trabajadores del Gobierno, tales como fuerzas de seguridad, como enemigos debido a la presencia en Somalia de soldados de la Unión Africana (UA), Naciones Unidas y de las potencias occidentales que tratan de contener al grupo.
Las tropas somalíes y de la UA expulsaron a los milicianos de Mogadiscio en 2011 y continuaron sus avances en otras zonas del país durante los dos años siguientes. Sin embargo, Al Shabaab, que pretende imponer una versión estricta de la ley islámica, todavía mantiene el control de algunas zonas rurales en el centro y el sur de Somalia y algunas localidades, como la ciudad costera de Barawe.
En noviembre de 2013, el Consejo de Seguridad de la ONU autorizó un incremento de 4.000 efectivos de la Misión de la UA en Somalia (AMISOM) por parte de Etiopía, Kenia, Uganda, Burundi y Sierra Leona.
A finales de febrero, el grupo insurgente prometió recapturar todo el territorio que perdió el año pasado. En una entrevista concedida a la cadena de televisión qatarí Al Yazira, el portavoz de la formación, el jeque Alí Dhire, afirmó que Al Shabaab no estaba derrotado a pesar de sus últimos reveses militares.
La formación islamista ha ejecutado además varios atentados en territorio keniano, el más sangriento de todos en septiembre de 2013, cuando 67 personas murieron durante un asalto a un centro comercial de Nairobi.