Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Policía investiga un doble asesinato en una habitación con una pintada de sangre a favor de Pussy Riot

La Policía de la república rusa de Tataristán está investigando el asesinato de dos mujeres en una habitación en la que también ha aparecido una pintada, supuestamente hecha con sangre, para exigir la liberación de las componentes del grupo Pussy Riot, condenado a prisión por irrumpir en una catedral ortodoxa con cánticos contra el presidente, Vladimir Putin, han informado fuentes de la investigación a la agencia de noticias Itar-Tass.
"Una pensionista de 76 años y su hija de 38 fueron halladas muertas con indicios de una muerte violenta en un bloque de apartamentos el 29 de agosto. La inscripción, hecha presuntamente con sangre, ha sido hallada en la pared del piso", ha indicado una fuente del Comité de Investigación (la agencia federal de investigación rusa).
El doble asesinato, según las primeras estimaciones, se habría cometido entre el 24 y el 26 de agosto. Ambas mujeres fallecieron como consecuencia del elevado número de puñaladas que les asestaron. Los investigadores no descartan que la pintada aparecida, que dice literalmente 'Liberad a Pussy Riot', pueda ser una estrategia de los autores del crimen para despitar a la Policía, ha explicado Andre Sheptitsky, ayudante del director del Comité de Investigación.
"El piso estaba desordenado. Creemos que fue un drogadicto o una persona que estaba buscando crear una conexión criminal falsa", ha explicado, en declaraciones a una emisora radiofónica rusa.
El abogado de las componentes del grupo Pussy Riot, Nikolai Polozov, han negado tajantemente cualquier vinculación de sus clientes con el doble homicidio y ha apuntado en que podría ser un intento por desacreditar a las jóvenes. Según la agencia Interfax, un alto cargo de la iglesia ortodoxa rusa ha afirmado que Pussy Riot tiene ahora "sangre en su conciencia".