Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Policía turca emplea gas lacrimógeno para entrar en la redacción de 'Zaman'

La Policía turca ha empleado gas lacrimógeno para dispersar a las cientos de personas que se han concentrado frente a la sede de 'Zaman' para impedir que las autoridades se apoderaran del diario, tal y como ha ordenado este viernes la Fiscalía de Estambul por supuestamente seguir órdenes del clérigo opositor Fetulá Gulen.
El propio periódico ha informado en su página web de que los agentes han lanzado gases lacrimógenos contra los manifestantes sin mediar palabra para adentrarse en la redacción de 'Zaman'. "La libertad de prensa no puede silenciarse", han gritado los trabajadores.
El Ministerio Público ha ordenado a la Policía tomar el control del grupo de medios Feza, que incluye a 'Zaman', el rotativo más vendido de Turquía, por supuestamente ayudar a Gulen y a los rebeldes del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) a derrocar al Gobierno.
La decisión judicial supone que el consejo ejecutivo y editorial de Feza y sus medios quedan disueltos y serán remplazados por una gestora designada por la Fiscalía de Estambul que se mantendrá hasta que se resuelva el caso.
"Durante los tres o cuatro últimos años cualquiera que habla en contra de las políticas del Gobierno se tiene que enfrentar a procesos judiciales o al control por parte del Gobierno", ha denunciado el redactor jefe de 'Zaman', Abdulhamit Bilici. "Esta es una etapa oscura para nuestro país, para nuestra democracia", ha lamentado.
"Vemos esto como la última de una serie de imposiciones judiciales y legales por parte del Gobierno turco, que ha fijado como objetivo a los medios de comunicación y a otros críticos", ha recalcado el portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, John Kirby.
Dos importantes periodistas del periódico opositor 'Cumhuriyet' se enfrentan a cadenas perpetuas por revelar secretos de Estado por publicar vídeos y fotografías que demuestran el envío de armas por parte de la Inteligencia turca a los rebeldes sirios.
La Policía también ha intervenido en otros conglomerados afiliados a Gulen, el grupo de medios Koza Ipek Holding y la editorial Kaynak Holding. El año pasado, el Estado turco asumió el control de 22 empresas vinculadas al religioso.
Gulen, ex aliado del presidente turco, Receo Tayyip Erdogan, está acusado de conspirar para derrocar al Gobierno después de un escándalo de corrupción destapado en 2013 entre los miembros de su movimiento religioso.