Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Policía boliviana usa gases lacrimógenos para dispersar una manifestación de discapacitados

La Policía de Bolivia ha usado gases lacrimógenos este viernes para reprimir una manifestación de discapacitados convocada para exigir al Gobierno que aumente en 500 bolivianos (alrededor de 64 euros) una ayuda mensual para las personas con discapacidad.
Los altercados se han producido cuando los manifestantes trataron de acceder a las inmediaciones del palacio de Gobierno y fuentes gubernamentales han asegurado que se recurrió al gas lacrimógeno para evitar cualquier tipo de confrontación directa. Varios de los manifestantes han tenido que ser atendidos por las autoridades sanitarias.
El pasado 21 de marzo, alrededor de un centenar de personas con discapacidad comenzaron una marcha desde la ciudad de Cochabamba hasta la capital del país, situada a más de 300 kilómetros de distancia. Reclaman sustituir la ayuda de 1.000 bolivianos (alrededor de 129 euros) que reciben anualmente por una cantidad mensual equivalente a 64 euros. El Gobierno de Bolivia, por su parte, ha declarado que el aumento afectaría demasiado a las arcas públicas y que no es posible.
"Lo cierto es que ahora estamos a la espera de una propuesta y estamos dispuestos a sentarnos a negociar con el Gobierno", ha declarado el presidente de la Confederación Nacional de Personas con Discapacidad, David Cayo, en el medio boliviano 'La Razón'.
No es la primera vez que manifestantes y policía se enfrentan. El pasado 25 de mayo sucedieron unos incidentes similares en los que hubo siete detenidos y siete policías resultaron heridos, según fuentes del Ministerio de Gobierno boliviano.
En los incidentes de mayo, la Policía recurrió a los cañones de agua para dispersar a los manifestantes, algo que levantó cierta controversia debido a las frías temperaturas que se dan ahora en Bolivia y al hecho de que muchos de los discapacitados se encuentran en la calle.
El Defensor del Pueblo boliviano, David Tezanos Pinto, declaró por su parte que las fuerzas del orden deberían usar una violencia mínima en estos casos y además se encuentra investigando si se cometieron excesos para reprimir las manifestaciones.