Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Policía sueca reconoce que no informó de delitos sexuales perpetrados durante un festival juvenil de música

La Policía de Estocolmo ha reconocido que no difundió la información con la que contaba sobre agresiones sexuales perpetradas durante el festival musical We Are Sthlm, considerado el festival juvenil más grande de Europa. Los agresores serían extranjeros.
El comisario de la Policía Nacional de Suecia, Dan Eliasson, ha anunciado este mismo lunes, tras saltar la polémica, que están investigando lo ocurrido y el porqué de esta falta de información, según 'The Local'.
Según los medios suecos, la Policía estaba al tanto de que había jóvenes que agredían sexualmente a chicas adolescente durante las ediciones del festival de 2014 y 2015, pero informó de que no se habían registrado incidentes y de que todo estaba en calma.
Sin embargo, un informe policial del pasado verano en el que se alerta de "un problema de jóvenes que se restriegan contra chicas jóvenes" durante el festival al que tuvo acceso el diario 'Dagens Nyheter' destapó la polémica. Los agresores serían extranjeros, refugiados que llegaron a Suecia sin sus padres.
A pesar de conocer esta información, la Policía no informó a la población. Una de las víctimas de los tocamientos calificó la experiencia de "terrible" en declaraciones al 'Dagens Nyheter'. "En cuanto te metías entre la gente empezaban a meterte mano", ha relatado otra joven, de 15 años de edad.
El festival es gratuito y está dirigido a adolescentes de entre 12 y 17 años de edad. Incluye varios eventos en varios puntos del centro de Estocolmo. En el festival de 2015 actuaron varias compañías de danza internacionales, circos y artistas suecos.
La Policía informó en un primer momento de que había "pocos crímenes relativamente teniendo en cuenta el número de participantes", pero este lunes reconocieron que deberían haber informado de lo ocurrido. En cualquier caso, la Policía no suele dar información sobre la identidad o sobre el origen de los presuntos delincuentes.
Este escándalo se suma al de las agresiones contra mujeres perpetradas por extranjeros en Alemania en Nochevieja. Solo en Colonia hay 516 denuncias por actos delictivos, mientras que en Hamburgo se han registrado 133. También hay denuncias en otras ciudades, como Frankfurt o Salzburgo, aunque no son tan numerosas.