Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Policía negocia con los separatistas que ocupan el edificio del Gobierno en Lugansk

Separatistas prorrusos irrumpen en LuganskREUTERS

La Policía está negociando con los separatistas prorrusos que han tomado el edificio del gobierno regional de Luhansk, en cuyo interior permanecerían aún varios agentes, según informa la agencia Interfax.

Los manifestantes separatistas que se han concentrado delante del edificio oficial después de que un grupo de hombres, muchos de ellos enmascarados, lo hayan tomado, han formado un pasillo con la intención de permitir que los agentes salgan siempre y cuando se quiten sus cascos y dejen sus armas.
De acuerdo con los testigos que cita Interfax, varios policías ya han abandonado el edificio. Por su parte, un comandante ha indicado que los agentes de la ley no entregarán sus armas.
Uno de los líderes de la protesta, Oleh Dereko, había señalado a la agencia RIA Novosti que "los policías estaban disparando dentro del patio y ahora les estamos echando e intentando desarmarles". "Les hemos pedido que depongan las armas y abandonen el edificio. El edificio es nuestro", ha proclamado.
Uno de los activistas que ha participado en el asalto, Alexei Kariakin, ha indicado que la toma del edificio se ha llevado a cabo "de forma involuntaria" y sin heridos. "Planeábamos marchar pacíficamente, pero la Policía no nos dejó entrar. Nadie ha resultado herido, pero ha habido algunos rasguños", ha precisado.
Según Kariakin, los activista "no tienen intención de mantener el edificio" sino que lo que quieren son "negociaciones" con el gobernador y sus adjuntos.
De acuerdo con RIA Novosti, varios miles de partidarios de la federalización se han congregado delante del edificio reclamando, entre otras cosas, la celebración de un referéndum y que se dé al ruso estatus oficial. Muchos de ellos portan banderas rusas.