Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Policía surcoreana no consigue esclarecer la causa de la muerte del propietario del 'Sewol'

La Policía surcoreana no ha conseguido esclarecer la causa de la muerte del propietario del 'Sewol', el ferry que se hundió el pasado mes de abril provocando la muerte de más de 300 personas, en su mayoría escolares, según ha informado la agencia oficial Yonhap.
El cuerpo de Yoo Byung Eun, de 73 años de edad, fue hallado el 12 de junio, en una colina remota a las afueras de la ciudad de Suncheon, a unos 415 kilómetros al sur de Seúl. En el momento de su muerte Yoo, cuya familia es propietaria de Chonghaejin Marine Co., el operador del 'Sewol', era buscado por la Policía debido a las sospechas sobre que su presunta corrupción podría haber contribuido al accidente.
Según ha explicado en rueda de prensa Baek Seung Ho, un oficial de Policía a cargo de la investigación, no se ha descubierto ninguna prueba que determine si la muerte de Yoo no fue natural.
Después de que el laboratorio nacional de investigación forense manifestara que era imposible determinar la causa de la muerte de Yoo, debido al avanzado estado de descomposición del cuerpo, la Policía tampoco ha conseguido aclarar las causas de la muerte tras una segunda autopsia y varias pruebas científicas, aunque sí ha determinado que probablemente falleció antes del 2 de junio.
En otro orden de cosas, el Gobierno surcoreano y los líderes de la oposición han llegado este martes a un acuerdo sobre la ley para investigar con más detalle el hundimiento del ferry 'Sewol'.
La ley tiene que ser aprobada por las comisiones y el pleno del Parlamento, según ha informado la agencia estatal Yonhap. Las dos partes permanecían enfrentadas sobre el contenido de la norma y el principal partido opositor había amenazado con boicotear la aprobación de otras leyes sensibles hasta que se resolviera la disputa.