Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Populares y socialistas del Parlamento Europeo acuerdan condenar la muerte del cubano Zapata

Los principales grupos del Parlamento Europeo (PE) han pactado hoy una resolución en la que condenarán la muerte del disidente cubano Orlando Zapata y en la que criticarán la situación de los derechos humanos en la isla. Asimismo, los dos mayores grupos del PE pedirán a los países de la UE que intensifique el diálogo con la oposición al régimen de La Habana, según el pacto que han alcanzado.
El acuerdo, en el que participan tanto el PP como el PSOE, permitirá a priori que el texto sea aprobado el jueves con el respaldo de una mayoría muy amplia del hemiciclo. Según fuentes parlamentarias, existe un pacto entre las principales fuerzas para no presentar enmiendas al documento, que será debatido este miércoles con representantes de la Comisión Europea y de la Presidencia de turno española de la UE.
La resolución comienza condenando de Zapata tras 85 días de huelga de hambre, así como "la detención preventiva de activistas y el intento del Gobierno de impedir a la familia celebrar el funeral". Además, "deplora la ausencia de todo gesto significativo de las autoridades cubanas en respuesta a los llamamientos de la UE y del resto de la comunidad internacional en favor de la liberación de todos los presos políticos y del pleno respeto de las libertades y derechos fundamentales, en particular de la libertad de expresión y asociación política". "con firmeza la evitable y cruel muerte"
La resolución vuelve a pedir al régimen castrista la "liberación inmediata e incondicional de todos los prisioneros políticos y de conciencia" y expresa el apoyo del PE al pueblo cubano "en su avance hacia la democracia y el respeto y fomento de las libertades fundamentales".
Sin referencias a la Posición Común
El texto, tal y como defendía el PSOE, no hace referencias directas a la Posición Común que rige las relación de la UE con Cuba desde 1996, cuando fue aprobada a iniciativa del gobierno de José María Aznar.
Los socialistas, junto con la Presidencia española de la UE, promueven una modificación de esa postura para permitir un diálogo entre los Veintisiete y La Habana que, creen, puede ser más efectivo. La izquierda de la Eurocámara, junto al grupo Liberal, apoya esa flexibilización de las relaciones, a la que se opone frontalmente el grupo conservador del Partido Popular Europeo (PPE), mayoritario en el hemiciclo. A
unque no se cita la Posición Común ni en un sentido ni en otro, en la resolución se insta a las instituciones europeas a que den "apoyo incondicional y alienten sin reservas el inicio de un proceso pacífico de transición política hacia una democracia pluripartidista en Cuba".
El mensaje va en línea con lo que expresaba la Posición Común, que abogaba por impulsar a través del diálogo con el pueblo cubano y con la oposición la transición en la isla. En este sentido, la resolución llama a la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, y a la Comisión Europea a entablar "de inmediato un diálogo estructurado con la sociedad civil cubana y con aquellos sectores que apoyen una transición pacífica en la isla".
El texto cuenta además del respaldo los conservadores y socialistas, el apoyo de liberales y euroescépticos. Sin embargo se ha desmarcado del proyecto de resolución la Izquierda Unitaria Europea, que hoy lamentó a través del eurodiputado español Willy Meyer la muerte de Zapata, pero que critica la "instrumentalización" que a su juicio hace "la derecha" de la Eurocámara de los asuntos de derechos humanos.