Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Procuraduría acusa al Gobierno de "perder la vergüenza" por defender el plebiscito

El procurador general de Colombia, Alejandro Ordóñez, ha acusado al Gobierno de "perder la vergüenza" por defender la fórmula del plebiscito para que los colombianos apoyen o rechacen los acuerdos de paz alcanzados con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).
"Estaba oyendo la intervención del señor presidente (Juan Manuel Santos) y de (Alto Comisionado para la Paz) Sergio Jaramillo. Perdieron la vergüenza", ha dicho Ordóñez desde el Congreso, según informa el diario colombiano 'El Espectador'.
Para Ordóñez, Santos ha admitido "que la refrendación era una concesión graciosa que podía existir o no, y que esa concesión se consolidaría si la Corte Constitucional se lo permitía, pero si no también entrarían en vigor los acuerdos".
"Están haciendo una instrumentalización del Congreso para que los legisladores se despojen de las facultades constituyentes y se las entreguen al presidente y las FARC para plantear desde allí unas modificaciones a la Constitución", ha alertado.
Además, ha subrayado que se trata de una convocatoria engañosa porque "el pueblo va a votar pero no va a decidir". "La promesa vergonzosa que en estos días estamos oyendo es que el pueblo tiene la última palabra. Mentiras, mentiras", ha dicho.
Ordóñez ha advertido de que, de celebrarse el plebiscito, habrá "un rompimiento del orden constitucional, y eso es más grave que un golpe de Estado". El procurador general ha comparado la situación actual con la de "las dictaduras caribeñas".
Santos y Jaramillo, además del jefe de la delegación del Gobierno en las negociaciones de paz, han comparecido este jueves ante la Corte Constitucional para pedir al alto tribunal que respalde el plebiscito al considerar que es la mejor forma de "legitimar" lo pactado con las FARC.