Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Protestas en Egipto por la muerte de un civil a manos de un policía en plena calle

Cientos de personas se han manifestado este jueves frente a una comisaría de la capital de Egipto, El Cairo, tras la muerte de un civil a manos de un policía en plena calle, según ha informado el diario local 'Al Ahram'.
El Ministerio del Interior ha asegurado que el agente tiroteó al civil "por error" durante una disputa entre uno de sus familiares y la víctima, que era conductor de taxi.
"El policía sacó su arma para poner fin a la pelea, pero una bala salió de la misma por error, matando al taxista", ha indicado en un comunicado. La víctima ha sido identificada como Mohamed Alí Ismail, de 24 años de edad.
Algunos residentes del barrio de El Darb el Ahmad, donde ha tenido lugar el suceso, intentaron capturar al policía tras el incidente, si bien éste logró escapar. Tras ello, iniciaron una marcha hacia una comisaría para protestar por el suceso.
El suceso ha tenido lugar en medio de las críticas contra la brutalidad policial y las torturas sufridas por detenidos a manos de las fuerzas de seguridad. En este contexto, el Gobierno anunció el miércoles su decisión de cerrar el único centro del país que atiende a víctimas de torturas.
El Centro Nadeem para la Rehabilitación de las Víctimas de la Violencia y la Tortura, fundado en 1993, recibió el miércoles una orden de cierre por "violaciones de los términos de la licencia".
En respuesta, la organización no gubernamental Human Rights Watch (HRW) recordó que las fuerzas de seguridad egipcias, y particularmente la Agencia de Seguridad Nacional, "torturan con regularidad" a las personas que están bajo su custodia.
Asimismo, puso de relevancia que la orden ha llegado poco después de la aparente tortura y asesinato del estudiante italiano Giulio Regeni en la capital, El Cairo, poco después de ser detenido por las fuerzas de seguridad.
"Las autoridades egipcias están asfixiando uno a uno a los principales defensores de los Derechos Humanos del país. Cerrar el Centro Nadeem sería un golpe devastador para el movimiento pro Derechos Humanos en Egipto y para las víctimas de abusos", remachó.