Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Putin decide facilitar el acceso a la ciudadanía a los rusófonos de antiguas repúblicas soviéticas

El presidente ruso, Vladimir Putin, ha aprobado enmiendas legales para facilitar a los rusófonos en las antiguas repúblicas soviéticas la adquisición de la ciudadanía rusa, según ha anunciado este lunes el Kremlin.
Según recoge la agencia de información legal rusa RAPSI, la ley facilita el acceso a la ciudadanía rusa a aquellos que hablen ruso de forma fluida y que vivan o hayan vivido en la Unión Soviética o en el Imperio Ruso dentro de los límites de la Rusia moderna.
Los ciudadanos extranjeros y apátridas serán invitados a una entrevista con una comisión especial sobre el estatus de los rusófonos. Para ser reconocido como rusoparlante, deberán hablar ruso tanto en el ámbito familiar como en público. También podrán ser susceptibles de realizar entrevistas personas cuyos antepasados vivan o hayan vivido en la antigua URSS o en el Imperio Ruso.
"Para facilitar el procedimiento de acceso a la ciudadanía de las personas arriba mencionadas, se les ofrecerán términos favorables de entrada a Rusia y permisos de permanencia ampliados, así como un procedimiento simplificado para recibir el permiso de residencia", explica un documento aclaratorio de la norma.
EXÁMENES DE RUSO
Según la cadena RT, el presidente también ha firmado una ley que exigirá a los trabajadores migrantes, a excepción de los profesionales altamente cualificados, superar exámenes de ruso. Asimismo, a la hora de solicitar la residencia fija, temporal o un permiso de trabajo, los extranjeros deberán presentar un certificado sobre el conocimiento de la lengua rusa, así como de la historia y las leyes de la Federación de Rusia.
Estos cambios se producen después de la anexión por parte de Rusia el mes pasado de la península ucraniana de Crimea, a cuyos habitantes se ha concedido la ciudadanía rusa, y en medio de las tensiones en torno al sureste de Ucrania, donde residen principalmente los rusófonos de este país.