Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pyongyang atribuye a los "abusos" de Seúl en el diálogo la cancelación de la reagrupación familiar

Corea del Norte ha atribuido a los "abusos" de Corea del Sur en las negociaciones bilaterales la cancelación de la reagrupación de las familias separadas por la guerra civil coreana, que estaba prevista entre el 25 y el 30 de septiembre.
"Está muy claro que Corea del Sur ha abusado de nuestros esfuerzos para mejorar las relaciones bilaterales a través del diálogo, haciendo que sean inútiles", ha dicho el Comité de Corea del Norte para la Unificación Pacífica, a través de un comunicado.
El régimen comunista ha argumentado que su vecino meridional "ha intentado evadir su responsabilidad (en este diálogo) creando animosidad y sentimientos hostiles hacia Corea del Norte", según la agencia de noticias Yonhap.
Así, el Gobierno de Kim Jong Un ha explicado que, "aunque quiere resolver los problemas con el Sur, incluidas las cuestiones humanitarias, no puede ignorar las tácticas hostiles que hieren la dignidad y el orgullo del Norte".
El régimen comunista aceptó el pasado 22 de agosto la propuesta de la presidenta surcoreana, Park Geun Gye, de "reducir el sufrimiento de las familias separadas" permitiendo que puedan reunirse en la festividad del Chuseok, que este año se ha celebrado el 19 de septiembre.
Un día después, los jefes de los equipos negociadores del Sur y del Norte, Lee Duck Hang y Park Yong Il, respectivamente, se reunieron y acordaron que las reuniones familiares se llevarían a cabo entre el 25 y el 30 de septiembre en el monte Kumgang.
Las dos Coreas se intercambiaron el pasado 17 de septiembre, a través del canal de comunicación de la localidad fronteriza de Pamnunjon y bajo el auspicio de Cruz Roja, las listas definitivas con los candidatos a participar en la reagrupación familiar: 96 surcoreanos y 100 norcoreanos.
No obstante, Pyongyang anunció el pasado sábado que la reagrupación familiar se pospondría de forma indefinida "hasta que pueda haber una atmósfera normal en la que el diálogo y las negociaciones puedan celebrarse".
Seúl ha considerado "inhumana" la decisión de su vecino septentrional y le ha instado a reprogramar la reagrupación familiar, advirtiendo de que, de lo contrario, podría haber un nuevo retroceso de las relaciones bilaterales que podría llevar a un "estado de enfrentamiento".
Se calcula que hay unos 72.000 surcoreanos con familiares viviendo en Corea del Norte desde la guerra. La primera reagrupación se produjo en 1985 y, tras un lapso de 15 años, se acordaron 18 encuentros entre 2000 y 2010 que permitieron reunir a 3.829 familiares en persona y a 557 por videoconferencia.
MONTE KUMGANG
Corea del Norte también ha pospuesto, esgrimiendo motivos similares, el inicio de las negociaciones con el Sur para la reanudación de las visitas turísticas al monte Kumgang, que estaba previsto para el próximo 2 de octubre.
El pasado 21 de agosto, Seúl propuso a Pyongyang reunirse en esa fecha, subrayando que el diálogo sobre la reagrupación de las familias separadas por la guerra coreana debía ser prioritario. Sin embargo, el régimen comunista ha insistido en vincular ambas cuestiones.
Las visitas al monte Kumgang, que comparten las dos Coreas, comenzaron en 1998 pero se suspendieron en 2008 después de que un guardia de seguridad norcoreano disparara contra un turista surcoreano, causándole la muerte.
Desde entonces, Pyongyang ha solicitado varias veces la reanudación de las visitas turísticas, pero Seúl se ha negado, argumentando que antes debe "implementar medida que garanticen el desarrollo progresivo del complejo turístico".
ACERCAMIENTO BILATERAL
Desde junio, las dos Coreas están inmersas en un diálogo para resolver cuestiones pendientes y frenar la escalada de tensión de los dos últimos años, en los que el Norte ha realizado su tercera prueba nuclear, ha lanzado varios misiles y ha amenazado con atacar al Sur y Estados Unidos.
Tras seis rondas de conversaciones en julio, finalmente el 14 de agosto ambos países llegaron a un acuerdo para normalizar la situación en el complejo industrial de Kaesong, que el Norte cerró unilateralmente el pasado mes de abril en medio de la escalada de tensión bilateral.
Al acuerdo sobre Kaesong, siguieron los alcanzados para la reagrupación familiar y la reanudación de las visitas turísticas al monte Kumgang. Sin embargo, el único en cristalizar ha sido el del complejo industrial, que reabrió sus puertas hace una semana.