Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pyongyang rechaza la oferta de Seúl de celebrar la ronda de conversaciones de alto nivel esta semana

El Gobierno de Corea del Norte ha anunciado este miércoles su rechazo a la oferta de las autoridades surcoreanas de celebrar la ronde de conversaciones de alto nivel durante esta semana, en medio de las tensiones por el lanzamiento de panfletos sobre territorio norcoreano.
La Comisión de Defensa Nacional de Corea del Norte ha enviado un fax a la Presidencia de Corea del Sur reiterando su protesta contra el lanzamiento de las octavillas dos días después de amenazar con reconsiderar su participación en las conversaciones por este hecho.
En su comunicado, Pyongyang ha acusado a Seúl de no estar interesado en celebrar el diálogo y de intentar abortar el encuentro a través de dichas prácticas, según ha recogido la agencia surcoreana de noticias Yonhap.
En respuesta, el portavoz del Ministerio de Unificación surcoreano, Lim Byeong Cheol, ha lamentado "que se haya puesto difícil celebrar las conversaciones el 30 de octubre, como había propuesto Seúl, por la actitud de Corea del Norte".
Así, ha argumentado que Seúl no tiene planes de controlar o evitar el lanzamiento de panfletos por parte de activistas, explicando que es un asunto relacionado con la libertad de expresión y acusando a Pyongyang de hacer demandas "injustas".
Pyongyang había incrementado en los últimos días sus críticas al plan de lanzamiento de octavillas, solicitando a las autoridades surcoreanas que tomen medidas para evitarlo, si bien Seúl dijo que no hay base legal para impedirlo.
El Ejército norcoreano abrió fuego hace varias semanas contra varios globos que portaban panfletos y que fueron lanzados por activistas surcoreanos cerca de la frontera, lo que desencadenó la respuesta de las fuerzas surcoreanas.
Los incidentes han congelado los avances registrados en las relaciones intercoreanas, suspendidas desde hace años, cuando el Gobierno norcoreano decidió enviar por sorpresa a unos delegados de alto rango a Incheon, incluido Hwang Pyong So --conocido como el 'número dos' del régimen que lidera Kim Jong Un--, para asistir a la ceremonia de clausura de los Juegos Asiáticos de Incheon 2014.