Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

RSF denuncia la muerte de tres periodistas que llevaban más de diez años detenidos en un campo de prisioneros

La organización no gubernamental Reporteros Sin Fronteras (RSF) ha denunciado este jueves la muerte de los periodistas Dawit Habtemichael, Mattewos Habtead y Wedi Itay, que llevaban desde 2001 detenidos y que permanecían internados en el campo de prisioneros Eiraeiro, en el noreste de Eritrea.
En un comunicado, RSF ha explicado que ha conseguido confirmar los tres decesos tras varias semanas de investigación y de contactos con fuentes de Eritrea y guardias de prisiones que han decidido huir del país. Además, la ONG ha asegurado que hay otro periodista muerto, un reportero que fue arrestado en febrero de 2009 del que todavía no ha podido confirmar la identidad y que estaba encerrado en la prisión militar de Adi Abeito, cerca de la capital de Eritrea, Asmara.
La organización de defensa de la prensa ha asegurado "sólo" hay "una buena noticia" para los informadores de Eritrea, la liberación del destacado periodista de la radio y la televisión públicas Tesfalidet Mebrahtu, alias 'Topo', que fue puesto en libertad bajo fianza a comienzos de 2012 tras haber pasado diez meses encarcelado.
"Mientras todos los ojos miran a Siria, hay otro drama menos visible en un estado olvidado por la comunidad internacional, Eritrea. En este país, el peor en el mundo para la libertad de prensa y la más grande prisión de África para los profesionales de los medios, los periodistas son encarcelados, algunos durante más de diez años, simplemente por haberse atrevido a hablar. Uno por uno desaparecen", ha denunciado RSF, que ha incidido en que el campo de prisioneros de Eiraeiro "no es una prisión, es un campo de la muerte".
Según los testimonios de fuentes eritreas y de guardias de prisión que han abandonado el país, Dawit Habtemichael, que era director adjunto de la revista Meqalé, fue detenido junto a otros diez periodistas en septiembre de 2001 y su salud mental se fue deteriorando desde 2007, cuando comienza a padecer esquizofrenia. Finalmente murió en el segundo semestre de 2010 por no haber recibido ningún tipo de atención médica.
Mattewos Habteab, director y cofundador de la misma revista, fue trasladado a finales de 2008 al campo de Eiraeiro, tras un periodo previo de internamiento en otra prisión. Según RSF, falleció debido a las "muy difíciles" condiciones en que permanecía internado.
El último fallecido que ha confirmado la ONG es el periodista y escritor Sahle Tsegazab, detenido en octubre de 2001 y que falleció reciéntemente en el campo de prisioneros por "una enfermedad no identificada" y por la falta de atención médica que padeció.
Además de estos tres casos, la ONG ya tenía confirmadas la muerte de otros cuatro periodistas que fueron detenidos en las mismas fechas: Medhanie Haile, Yusuf Mohamed Ali, Said Abdulkader y Fessehaye 'Joshua'.