Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Refugiados de Calais denuncian haber sido atacados por miembros de una milicia armada de extrema derecha

Algunos de los cientos de refugiados que se encuentran asentados en el campamento de Calais conocido como 'La Jungla' han afirmado haber sido víctimas de los ataques de miembros de una milicia armada de extrema derecha en lo que el diario 'The Independent' ha denominado una "brutal campaña de violencia".
Según han podido explicar algunos de los afectados a este diario, varios atacantes metieron a un grupo de jóvenes refugiados en una furgoneta, en la que los trasladaron a un campo donde fueron desnudados. Con las manos atadas a la espalda, fueron obligados a ver cómo sus secuestradores les golpeaban uno a uno.
Los inmigrantes han acusado a la Policía local francesa de no protegerlos e, incluso, de llevar a cabo sus propios ataques. Una coalición de ONG, asesores legales y organizaciones solidarias han denunciado tanto un incremento en las agresiones llevadas a cabo por las autoridades como en los ataques perpetrados por grupos de civiles contra refugiados, aunque se cree que en este último caso se trata de bandas de carácter racista.
Las denuncias se resumen en un informe, elaborado por el personal del centro legal del campamento, junto con la organización británica 'Care4Calais', y que tendrá que presentarse ante la Fiscalía estatal. El texto incluye una decena de testimonios de violencia, ocho a manos de la Policía y cinco a manos de grupos civiles.
Gran parte de la información que se extrae de estos testimonios se corrobora con los informes médicos elaborados por las organizaciones humanitarias internacionales desplegadas en la zona, como Médicos Sin Fronteras (MSF) o Médicos del Mundo.
De hecho, el diario 'The Independent' ha podido acceder a algunos vídeos incluidos en este informe, uno de ellos en el que se puede ver a un joven afgano de 16 años con un brazo en cabestrillo cuenta cómo le obligaron a meterse en la parte trasera de una furgoneta en la que fue llevado a un descampado donde fue golpeado por un grupo de hombres. Ahora tiene un brazo y dos dedos rotos.
Similar es el testimonio de otro chico, también de 16 años, que se refiere a estos hombres no identificados como "fascistas".
MILICIAS AÚN NO IDENTIFICADAS
La responsable de misión del centro legal de 'La Jungla' de Calais, Marianne Humbersot, asegura tener medio centenar de testimonios que tienen muchas similitudes en cuanto al tipo de violencia recibida, tanto a manos de "agentes de la Policía" como de "ciertas milicias civiles cuya identidad aún no conocemos con exactitud".
"Estamos hablando de lesiones que ponen en riesgo la vida. No sólo golpes, sino también apuñalamientos, estrangulamientos y golpes con barras de metal", ha afirmado Humbersot.
"Estos ataques tienen lugar contra hombres, mujeres y niños. Menores. Tengo el testimonio de un niño de 10 años que ha sido objeto de violencia policial. Tengo a otro de 13 años que fue golpeado por la Policía, y diez días antes unos 'racistas' le habían roto la nariz", ha añadido.
La preocupación por este tipo de ataques ha crecido mucho el último mes. La región de Calais estuvo cerca de elegir a la líder del Frente Nacional, Marine Le Pen, en las últimas elecciones regionales, donde consiguió más del 44 por ciento de los votos, aunque fue finalmente Xavier Betrand, de la Lista de Unión de la Derecha, el que venció en los comicios.
No obstante, los informes realizados por 'Care4Calais' son, según 'The Independent', la principal prueba de que existe una violencia sistemática contra los refugiados a manos de supuestas milicias de extrema derecha.
Si bien no hay indicios de que la Policía haya trabajado con este grupo, muchos refugiados acusan a las autoridades de no lograr protegerlos a medida que van vaciando el campamento. Este mismo viernes, la prefectura local de la Policía anunciaba el cierre de una parte del campamento, que actualmente da refugio a casi un millar de personas.
Los refugiados que se alojan en el campamento son cada vez más conscientes de la presencia de grupos de extrema derecha en la zona, sobre todo después de que una marcha celebrada a comienzos de enero acabara en enfrentamientos. Muchos inmigrantes de 'La Jungla' aseguran conocer a gente que fue atacada por estos grupos. Marlene Malfaid, coordinadora médica de MSF en el campamento, asegura que la agencia ve unos 12 casos semanales de víctimas de violencia.
La coordinadora regional de Médicos del Mundo en Norte-Paso-de-Calais, Isabelle Bruand, asegura que están asistiendo a una oleada de "violencia dirigida". Son "grupos que están atacando a inmigrantes en las zonas cercanas al campamento sin ninguna razón más que simplemente ir a golpearlos".
"No sabemos quiénes son. Algunos dicen que les atacan civiles. Otros que los CRS --la unidad antidisturbios de la Policía francesa-- y otros agentes", sostiene. "Estos grupos de civiles parecen organizados. En algunos casos tienen armas y parecen venir con la idea de 'vamos al campamento a encontrar a algún inmigrante al que pegar'".