Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Reino Unido rociará con insecticida los aviones que provengan de regiones afectadas por el virus zika

El Gobierno de Reino Unido ha anunciado este viernes que el interior de los aviones que aterricen en el país llegados desde países afectados por el zika será rociado con insecticida, en un intento por evitar la expansión del virus.
La ministra de Sanidad Pública, Jane Ellison, ha señalado que "la desinfección es una medida de gran precaución para reducir el riesgo a los pasajeros durante vuelos hacia Reino Unido".
"Quiero garantizar a la gente que el riesgo para la población británica es extremadamente bajo. Aconsejamos a la gente que viaje a las zonas afectadas que reduzcan el riesgo de ser picados echándose repelente y vistiendo manga larga y pantalones", ha agregado.
Asimismo, ha apuntado que "las mujeres embarazadas deben considerar evitar viajar a países en los que se han registrado casos y, en el caso de que el viaje sea inevitable, deben pedir consejo médico de forma previa".
El Gobierno británico ha anunciado además que destinará un millón de libras (alrededor de 1,3 millones de euros) en fondos para la investigación sobre el virus, según ha informado el diario británico 'The Guardian'.
El brote del virus del zika, una enfermedad que es propagada por mosquitos y que ha sido relacionada a la malformación congénita microcefalia, afecta ahora a más de 30 países.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado "emergencia mundial" el brote del virus del zika, tras reunirse su Comité de Emergencias y concluir que existen indicios suficientes para acelerar la adopción de medidas y las labores de investigación.
La semana pasada, la OMS ya alertó de que el virus se propaga "de forma explosiva" y podría infectar a un máximo de cuatro millones de personas en América.
La directora de la agencia de la ONU, Margaret Chan, ha subrayado que por el momento la medida más urgente debe ser controlar las poblaciones del mosquito Aedes Aegypty, responsable de la transmisión. También ha abogado por una respuesta internacional "coordinada".