Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Reino Unido planea condenar con hasta dos años de cárcel el acoso por Internet

Reino Unido tiene previsto cuadruplicar la condena actual por el acoso a través de Internet, de los denominados 'trolls', llegando hasta los dos años de prisión, a raíz de los insultos y amenazas que ha recibido una joven modelo que ha puesto de manifiesto el problema de este tipo de abuso a través de las redes sociales.
El ministro de Justicia británico, Chris Grayling, ha revelado a 'The Mail' en su edición dominical la intención del Gobierno de ampliar al actual normativa, que establece una pena máxima de seis meses de cárcel. "Estos 'trolls' de Internet son cobardes que están envenenando nuestra vida", ha afirmado.
"Nadie debería permitir este tipo de malicia en persona, así que no debería haber lugar para ella a través de las redes sociales. Es por lo que estamos determinados a cuadruplicar la actual sentencia", ha afirmado Grayling, que ha hecho referencia al caso de la modelo Chloe Madeley.
La joven, de 27 años de edad, ha sido el último de una serie de casos ha llamado la atención de los medios de comunicación y ha puesto sobre la mesa el problema de este tipo de acoso. Madeley recibió una ola de insultos y amenazas --incluso de violación-- a raíz de unas declaraciones de su madre en televisión.
"Tal y como el terrible caso de Chloe Madeley demostró la semana pasada, la gente está siendo acosada en Internet de la forma más cruda y degradante", ha criticado el responsable de la Justicia británica. "Esta es una ley para combatir la crueldad", ha subrayado.
La joven ha valorado de forma positiva el anuncio de esta medida, asegurando que la ampliación de la condena es necesaria. "La ley actual obviamente necesita ser revisada. Las amenazas no deberían permanecer bajo el paraguas de la libertad de expresión", ha defendido.
"Debería verse como terrorismo online y debería ser ilegal", ha subrayado Madeley, que ha definido los insultos y amenazas que ha recibido como "extremadamente escalofriantes y cobardes".