Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Rey Alberto II rechaza la dimisión del primer ministro Yves Leterme

Yves Leterme, primer ministro belga. Foto: EFEtelecinco.es
El Rey Alberto II ha confiado a tres ministros la misión de examinar qué posibles garantías pueden ofrecerse para establecer un diálogo institucional "creíble". Según el comunicado oficial, los ministros han aceptado esta misión, y darán cuenta al Rey de sus resultados a finales de este mes.
Bélgica se encuentra de nuevo hundida en la crisis política tras la dimisión del primer ministro, el democristiano flamenco Yves Leterme, que ha sido incapaz de superar las diferencias "irreconciliables", según sus propias palabras, entre las dos comunidades principales del país, flamencos y francófonos.
La petición de dimisión de Leterme hace dos días dejó a Bélgica en el bloqueo más total, apenas cuatro meses después de que el líder flamenco lograra formar, a duras penas, un gobierno de gran coalición.
Los partidos flamencos, y en primer lugar la formación del primer ministro, el CD&V, habían condicionado la supervivencia del Gobierno federal a la conclusión, antes del 15 de julio, de un acuerdo sobre una nueva descentralización del Estado, incluida la escisión del distrito electoral y judicial de Bruselas-Halle-Vilvoorde (BHV).
En estos cuatro meses, Leterme había conseguido que los cinco socios de la coalición (democristianos y liberales flamencos y francófonos, y socialistas francófonos) se pusieran de acuerdo sobre el presupuesto y un paquete socioeconómico plurianual, pero no había conseguido avanzar en el terreno institucional.
Casi sin tiempo, el primer ministro intentó una maniobra arriesgada, vincular a los presidentes de los ejecutivos regionales en las negociaciones para la reforma del Estado, que estaban siendo protagonizadas exclusivamente por los dirigentes de los principales partidos.
El objetivo era plantear una negociación "de comunidad a comunidad" como piden los flamencos, ganar tiempo como desean los francófonos, pero al mismo tiempo obligar a su principal rival en el campo flamenco, el también democristiano Kris Peeters, presidente del Gobierno de Flandes, a "mojarse" en la búsqueda de un compromiso nacional con los francófonos.
Cuando quedó claro que el CD&V no secundaba la idea, Leterme propuso al Rey la dimisión de todo el Gobierno.