Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rohani subraya que se debe impedir a los terroristas aprovechar la tregua para reforzarse

El presidente de Irán, Hasán Rohani, ha abogado este miércoles por una supervisión efectiva del plan de alto el fuego para Siria, recalcando que los terroristas no deben poder utilizarlo para recibir más armas y financiación.
"La forma en la que la tregua será supervisada debe ser aclarada, y se deben imponer controles fronterizos estrictos para evitar el movimiento de terroristas y la entrega de ayuda financiera y armas", ha dicho, en una conversación telefónica con su homólogo ruso, Vladimir Putin.
Durante la misma, ha manifestado que el plan anunciado por los gobiernos de Rusia y Estados Unidos "contiene ambigüedades", agregando que eliminar las "deficiencias" es algo necesario, según ha informado la cadena de televisión iraní Press TV.
Por último, Rohani ha pedido la liberación de los secuestrados en manos de todas las partes, así como la entrega de ayuda humanitaria para la población, bajo los auspicios del Gobierno sirio, aliado de Teherán.
Este mismo miércoles, el presidente sirio, Bashar al Assad, ha transmitido a Putin que su Gobierno está preparado para colaborar en la puesta en marcha del alto el fuego, según han confirmado ambas administraciones.
Por su parte, el Alto Comité para las Negociaciones (HNC) --alianza opositora-- ha anunciado que acepta durante dos semanas la tregua propuesta, tal y como ha informado la televisión árabe Al Hadath.
El lunes, Rusia y Estados Unidos, en su calidad de copresidentes del Grupo Internacional de Apoyo a Siria, alcanzaron un acuerdo para poner en marcha un alto el fuego en Siria a partir del 27 de febrero.
Entre otras cosas, el acuerdo prevé la suspensión de los bombardeos aéreos por parte del Gobierno sirio como de la aviación rusa que le apoya contra "los grupos de oposición armados" además de pedir a ambos bandos que permitan la entrada de ayuda humanitaria en las zonas bajo su control.
"El cese de hostilidades a nivel nacional se aplicará a cualquier parte actualmente implicada en las hostilidades militares o paramilitares contra cualquier parte que no sean Estado Islámico, el Frente al Nusra o cualquier otra organización considerada como terrorista por el Consejo de Seguridad de la ONU", reza el documento con los términos publicado por Estados Unidos y Rusia.