Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rousseff recuerda a los 242 muertos de la discoteca 'Kiss' en el primer aniversario del incendio

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, ha expresado este lunes a través de Twitter sus condolencias a los familiares de las 242 víctimas que murieron hace un año en el incendio de la discoteca 'Kiss', en el municipio de Santa María, en el sur de Brasil.
"En esta fecha tan triste Brasil se une en memoria de las víctimas, en solidaridad con las madres, padres y amigos de los jóvenes de Santa María", ha expresado la mandataria a través de las redes sociales.
"Ha pasado un año desde la tragedia de Santa María, pero la tristeza sigue viva en nuestros corazones", ha manifestado la mandataria, que todavía recuerda "cada madre y cada padre" que abrazó cuando fue a ofrecer su apoyo a las víctimas "como madre y como abuela".
MANIFESTACIONES EN EL ANIVERSARIO
Un grupo de unos 100 manifestantes han realizado una marcha desde el centro de Santa María hasta la sede de la Fiscalía, donde bajo el lema "del dolor a la lucha" han pedido acciones jurídicas ante las pruebas reunidas por la Policía que podrían acusar a los funcionarios públicos de la ciudad, incluyendo al alcalde, Cézar Schirmer, por mala conducta administrativa.
Los manifestantes han cerrado la calle y han colgado globos blancos enfrente del edificio pidiendo justicia para las víctimas, mientras que han amenazado con ocupar el edificio si el fiscal desestima la denuncia interpuesta por los familiares.
Por otra parte, padres y familiares de las víctimas han pintado este lunes por la mañana las 242 siluetas de los fallecidos en la calle donde se encuentra la discoteca Kiss.
EL INCENDIO
La tragedia de la discoteca 'Kiss' se produjo el 27 de enero de 2013, cuando una banda que actuaba en el local utilizó supuestamente una bengala que, en principio, habría ocasionado el incendio.
Al intentar salir del recinto, y según apuntaron algunos testigos, la seguridad privada del club impidió la evacuación de la gente pensando que el tumulto se debía a una pelea. Con el fin de evitar que las personas abandonaran el sitio sin pagar, se cerraron las puertas.
Posteriormente, se supo que el local incumplía varias normativas respecto a cuestiones de seguridad y aforo. Según informaron las autoridades, gran parte de las víctimas no murió a causa de las quemaduras, sino de asfixia al inhalar el monóxido de carbono, mientras que otras muchas fallecieron a causa de las avalanchas que se produjeron al intentar huir.