Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rousseff confirma la incorporación de Lula al Gobierno como jefe de Gabinete

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, ha confirmado este miércoles que su antecesor inmediato, Luiz Inácio Lula da Silva, se incorporará al Gobierno como jefe de la Casa Civil, convirtiéndose así en aforado en medio de las investigaciones judiciales en su contra por su presunta implicación en la trama corrupta de Petrobras.
"El cargo de jefe de la Casa Civil será asumido por el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva", ha anunciado el Palacio de Planalto en un breve comunicado. Jaques Wagner, que hasta ahora ocupaba este cargo, pasará ahora a la jefatura del gabinete personal de Rousseff.
La prensa ya había adelantado que Lula se sumaría al Ejecutivo para protegerse de la ofensiva judicial en su contra. Sin embargo, desde el gobernante Partido de los Trabajadores (PT) explican que el objetivo es ayudar a Rousseff a superar la crisis política y económica.
Lula fue detenido brevemente el pasado 4 de marzo para ser interrogado sobre la propiedad de un tríplex ubicado en el Edificio Solaris, un condominio de lujo de Sao Paulo construido por el grupo de ingeniería OAS, involucrado en el escándalo de corrupción de Petrobras.
Los investigadores creen que Lula es el verdadero dueño del apartamento y que lo habría recibido como pago por ejercer su influencia en la adjudicación de los contratos públicos de Petrobras, de acuerdo con la prensa local.
Rousseff ha criticado en varias ocasiones las medidas coercitivas aplicadas sobre su antecesor en el cargo y la semana pasada llegó a apuntar que sería un "orgullo" tener a Lula como ministro del actual Gobierno.
Las investigaciones contra Lula han aumentado la presión sobre el Rousseff, también cuestionada por 'Lava Jato' y objeto de un proceso de juicio político por maquillar las cuentas públicas de 2014. Millones de brasileños se manifestaron el domingo para exigir su dimisión.