Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rusia se plantea boicotear el próximo Festival de Eurovisión, que organizará Ucrania

El vicepresidente de la Comisión de Defensa y Seguridad del Senado ruso, Franz Kintsevich, ha afirmado que Rusia no debería participar en el Festival de Eurovisión que organizará Ucrania en 2017 tras haber ganado la edición de este año.
"Si en Ucrania no cambia nada, no creo que debamos participar en eso", ha afirmado Kintsevich, según recoge la agencia de noticias rusa Sputnik. Para el senador, la victoria de la cantante ucraniana, Jamala, es una prueba de que "la política se ha impuesto sobre el arte". "Es una señal preocupante que pone en entredicho el futuro de este concurso", ha apuntado.
"Eurovisión se celebrará el año que viene en Kiev y sus organizadores sudarán sangre para politizarla al máximo y mostrar el triunfo de la democracia a la ucraniana, incluso podrán montar el escenario en el Maidan", ha argumentado el senador.
La canción ganadora, 1944, trata sobre la deportación de tártaros de Crimea durante la época de José Stalin al frente de la Unión Soviética. El propio Stalin fue quien decidió ceder Crimea de Rusia a Ucrania, un territorio bajo control ruso desde 2014 como consecuencia del conflicto entre Kiev y los separatistas del este de Ucrania.
Varias voces han denunciado desde Rusia que el resultado se debe a la hostilidad hacia su país, ya que la representante ucraniana se impuso a Australia, que quedó segunda, y a Rusia, tercera con la canción de Sergei Lazarev. Jamala es la primera tártara de Crimea que participa en el concurso.