Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rusia aboga en la ONU por un "liderazgo colectivo" como el que ha permitido acuerdos sobre Siria

El ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, ha advertido en la Asamblea General de la ONU del nuevo contexto de las relaciones internacionales, "cada vez más complejas y multidimensionales", y ha abogado por un "liderazgo colectivo" como el que ha permitido los últimos acuerdos entre Washington y Moscú sobre Siria.
Lavrov ha subido este viernes a la tribuna de la Asamblea con un discurso basado en la necesidad de dar "respuestas colectivas" a los nuevos desafíos". En este sentido, ha propuesto que "una organización universal como la ONU" lidere los esfuerzos y la comunidad internacional adopte posturas "equilibradas" para atajar conflictos.
Para Lavrov, un "liderazgo colectivo" con apego al Derecho internacional es clave. "Creo firmemente en que aunar esfuerzos sobre la base de un respeto real y teniendo en cuenta los intereses de todas las partes nos permitirá avanzar para lograr los objetivos recogidos en la Carta de la ONU", ha indicado, ya al final del discurso.
En líneas generales, Lavrov ha tratado de exponer los logros de esta aproximación múltiple, en el que ningún país asumiría siempre el mando. "La comprensión de esta realidad ha permitido los últimos acuerdos entre Rusia y Estados Unidos para poner bajo control internacional y eliminar el arsenal químico sirio", ha destacado, antes de apuntar que este pacto ha sido posible gracias a la decisión de Damasco de sumarse a la Convención sobre Armas Químicas.
El jefe de la diplomacia rusa confía en que este plan dé un "impulso" a los esfuerzos para lograr que Oriente Próximo sea "una zona libre de armas de destrucción masiva", pese a que ha admitido que algunos países de la región --no ha aludido expresamente a Israel-- no parecen dispuestos a comprometerse. Sin embargo, ha agregado, "esto no puede ser aplazado indefinidamente".
Lavrov ha lamentado que la población siria sigue muriendo "cada día", por lo que ha defendido la necesidad de celebrar la conferencia de paz de Ginebra. El régimen de Bashar al Assad se ha mostrado dispuesto a acudir y el ministro ruso espera que la oposición también refuerza de forma "constructiva" a esta convocatoria.
Al margen de Siria, Lavrov también se ha referido en su alocución a otros retos actuales como la "ambigua" evolución de los acontecimientos en el norte de África y Oriente Próximo tras la 'primavera árabe', el "problema" palestino aún por resolver y el "auge" del "extremismo", como ha quedado de manifiesto en el ataque lanzado el pasado fin de semana por la milicia islamista Al Shabaab en un centro comercial de Nairobi.
El ministro ruso ha subrayado la necesidad de la "negociación" para resolver "otras situaciones" como "el programa nuclear iraní" o el "problema nuclear" en la península de Corea.