Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rusia aplaude "el punto de vista constructivo" esgrimido por la Liga Árabe sobre la situación en Siria

Rusia califica de "constructiva" la posición de la Liga Árabe con respecto a la situación en Siria, según ha confirmado este sábado el presidente del Comité de Asuntos Exteriores del Consejo de la Federación, Mijail Margelov.
La Liga Árabe ha expresado "descontento" por la "continua muerte de civiles" sirios y ha instado a su presidente, Bashar al Assad, a "adoptar las medidas necesarias para proteger a la población", en el que constituye el mensaje más contundente enviado hasta ahora por esta organización al Gobierno sirio.
En declaraciones a la agencia de noticias rusa RIA Novosti, Margelov ha destacado que "la Liga Árabe considera que el Gobierno sirio y las fuerzas opositoras pueden alcanzar un compromiso", lo cual es "un punto de vista constructivo y su implementación puede que detenga el baño de sangre".
No obstante, Margelov ha reconocido que los métodos utilizados por las autoridades sirias pueden socavar las "inevitables" reformas. "Sus métodos asientan la base para criticar al presidente Al Assad y dan pie (...) a nuevas sanciones y al aislamiento del país", ha argüido.
Por su parte, el Ministerio de Asuntos Exteriores sirios respondió al comunicado de la Liga Árabe con reproches por basar sus argumentos en informaciones y no en las explicaciones esgrimidas por el Gobierno.
Hasta el momento, estos siete meses de represión se han saldado con alrededor de 3.000 muertos, según indican las estimaciones de la ONU, y con algo menos de la mitad, según las autoridades de Siria.
Precisamente, Rusia es uno de los países que se ha opuesto de forma clara a la emisión de una resolución de condena en el seno del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas contra el régimen de Al Assad por la represión contra las manifestaciones pacíficas. Su derecho a veto, junto con el de China, ha revocado los sucesivos intentos por parte de Occidente de emprender acciones más consistentes contra Siria.