Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rusia niega que planee construir una nueva base aérea en Siria

El Ministerio de Defensa ruso no planea establecer una nueva base aérea en la zona de Al Qamishli en Siria, contrariamente a lo que se ha informado en algunos medios occidentales, ha asegurado el portavoz del departamento, el general Igor Konashenkov, según ha informado la agencia de noticias rusa Itar-Tass.
"No hay nuevas bases ni aeródromos adicionales para los aviones rusos en la República Árabe Siria y no hay planes para construirlos", ha asegurado Konashenkov.
"Las especulaciones publicadas en 'The Times' son o una farsa poco profesional o un torpe intento por cubrir las acciones de Turquía para reunir tropas cerca de la frontera Siria en la zona de Al Qamishli", ha añadido.
Según ha señalado Konashenkov, "a los aviones rusos solo les hace falta media hora para llegar al objetivo más lejano del país" y "solo las personas ignorantes" pueden "hablar seriamente" sobre la construcción de un aeródromo ruso en la zona de Al Qamishli.
OPERACIONES MILITARES RUSAS EN SIRIA
La fuerza aérea rusa comenzó su operación contra las organizaciones terroristas y en apoyo del Gobierno de Bashar al Assad el 30 de septiembre de 2015. En un principio, los ataques eran únicamente aéreos, el grupo estaba formado por 50 aviones de combate y helicópteros pero en octubre se unió la Armada, que lanzó ataques contra instalaciones de los milicianos.
El 31 de octubre, tras el atentado en el avión ruso por parte del grupo armado Península del Sinaí, rama en Egipto de la formación yihadista Estado Islámico, y en el que murieron las 224 personas que había a bordo, Moscú aumentó el número de ataques contra el grupo terrorista en Siria.
El 24 de noviembre el Ejército turco derribó un avión de combate Su-24 ruso en el norte de Siria tras denunciar que el aparato había violado su espacio aéreo, algo que Moscú negó, apuntando a que el siniestro se habría producido por un "ataque desde tierra".
El presidente ruso, Vladimir Putin, se refirió al ataque como "una puñalada trapera a Rusia" e impuso sanciones económicas a Turquía. Además desplegó nuevos sistemas de defensa aéreos en Siria para proteger a los aviones que participaran en las operaciones militares y comenzó a armar a las fuerzas leales a Al Assad.