Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rusia dice que existen posibilidades de levantar las sanciones a Irán y de que Teherán pueda enriquecer uranio

El Ministerio de Exteriores de Rusia ha asegurado este jueves que existen posibilidades de alcanzar un acuerdo para levantar las sanciones impuestas contra Irán por su programa nuclear y de que el país vea reconocido su derecho a enriquecer uranio.
"Los progresos logrados con el acuerdo de Ginebra sobre el programa nuclear iraní ofrecen una posibilidad real de cara a alcanzar un acuerdo a largo plazo y una solución a este problema antes de noviembre", ha dicho, según ha informado la agencia rusa de noticias RIA Novosti.
"A pesar del camino difícil del proceso de negociaciones, ha emergido la posibilidad de satisfacer todos los derechos integrales de Irán como estado miembro del Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP), incluido su derecho a enriquecer uranio y que se levante el régimen de sanciones", ha dicho a través de un comunicado.
El TNP, del que Irán es parte, establece entre otras cosas que, para evitar la proliferación, los países que ya cuentan con energía nuclear han de facilitarla a los países que no la tienen en caso de que estos decidan utilizar esta energía para fines pacíficos.
Irán y las potencias del denominado Grupo 5+1 --integrado por Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Reino Unido y Alemania-- acordaron el 19 de julio prolongar las conversaciones sobre el programa nuclear de Teherán durante otros cuatro meses, al existir "diferencias significativas" entre ambas partes que requieren "más tiempo y esfuerzos" para alcanzar un acuerdo, según han informado la Unión Europea (UE) e Irán mediante un comunicado conjunto.
El Gobierno iraní y los países del Grupo 5+1 habían fijado el 20 de julio como fecha límite para cerrar un acuerdo definitivo que resolviese la disputa que se prolonga ya desde hace una década sobre las ambiciones nucleares de Teherán, aunque finalmente se decidió prolongar las conversaciones durante otros cuatro meses.