Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Salam opta por no aprobar ni rechazar la dimisión de dos ministros de Falanges Libanesas

El primer ministro de Líbano, Tammam Salam, ha optado por no aprobar ni rechazar la dimisión presentada por los dos ministros del partido Falanges Libanesas, por lo que quedan como no oficiales, al igual que la del ministro de Justicia Ashraf Rifi.
"Tampoco yo estoy satisfecho con el trabajo del Gobierno, pero tenemos una responsabilidad nacional", dijo Salam al parlamentario de Falanges Libanesas Sami Gemayel cuando éste le comunicó la decisión del partido, según ha informado el diario local 'An Nahar'.
Fuentes con conocimiento de la conversación han agregado que el primer ministro comunicó a Gemayel que no aceptaría ni rechazaría las dimisiones, recalcando que "cada partido es libre a la hora de tomar sus decisiones".
El propio Salam describió el miércoles como "inapropiada" la decisión de Falanges Libanesas, recalcando que el país atraviesa un momento "crítico y difícil". "El momento es inapropiado para una decisión de estas características", manifestó, añadiendo que la misma "es un error de Falanges Libanesas".
"Falanges Libanesas ha decidido dimitir del Gobierno", anunció el martes Sami Gemayel, hijo del líder de la formación, Amin Gemayel. Los ministros afectados son Seyaan Qazi y Alain Hakim, que encabezan las carteras de Trabajo y Economía, respectivamente.
El propio Sami Gemayel apuntó la semana pasada que ambos ministros podrían dimitir en caso de que su presencia en el Gobierno "dejara de servir a los intereses de los libaneses".
A finales de mayo, Líbano cumplió dos años de vacío en la Presidencia del país, debido al bloqueo de las conversaciones para elegir un sustituto para Michel Suleiman, cuyo mandato terminó el 25 de mayo de 2014.
El Parlamento ha celebrado desde la salida del poder de Suleiman casi 40 sesiones para intentar elegir un presidente, si bien todas ellas han sido aplazadas al no alcanzar quórum debido a la falta de un acuerdo previo a la votación.
Sin embargo, la celebración en mayo de las elecciones municipales, en los primeros comicios de cualquier tipo en el país desde 2010 --siendo éstos también municipales-- ha reactivado los llamamientos a la convocatoria de parlamentarias.