Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Salgado niega que el Gobierno vaya a adoptar más medidas de ajuste para presentarlas en cumbres de la UE

Prefiere que se recurra al BCE para reforzar el fondo de rescate pero acepta otras posibilidades
La vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, ha negado este viernes que España vaya a adoptar más medidas de ajuste para presentarlas en las cumbres de la UE del 23 y 26 de octubre, en las que se pretende adoptar un plan global para hacer frente a la crisis de deuda de la eurozona.
"No, en absoluto", ha dicho Salgado al ser preguntada por si el Gobierno adoptará nuevas medidas por presiones de la UE a cambio del refuerzo del fondo de rescate para países endeudados.
"Nosotros hemos adoptado muchas medidas. Incluso desde la reforma de la Constitución, hemos aprobado un decreto ley que evita que haya repercusión sobre el déficit en el caso de la reestructuración del sistema financiero, hemos aprobado un acuerdo de no disponibilidad de 650 millones de euros, hemos publicado los planes de equilibrio de las comunidades autónomas", ha enumerado la vicepresidenta.
Salgado ha defendido el refuerzo del fondo de rescate para contener el riesgo de contagio y ha dicho que la opción preferida de España sería hacerlo con la ayuda del Banco Central Europeo (BCE), tal y como defiende Francia frente a la oposición de Alemania y la propia autoridad monetaria.
"En un mundo ideal, sí que sería bueno que el BCE tuviera un papel más activo. Pero creo que en el terreno de lo que es factible de inmediato tenemos que considerar también otras posibilidades", ha señalado en declaraciones a la prensa a la entrada de la reunión de ministros de Economía de la eurozona que debe preparar las cumbres.
Salgado ha restado importancia a las discrepancias entre Francia y Alemania sobre el fondo y la quita a la deuda griega. "Más que los desacuerdos entre dos países, lo que me preocupa y lo que nos ocupa, a lo que nos vamos a dedicar es a construir un consenso global sobre todas las medidas que es necesario aprobar", ha dicho.