Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Samba-Panza anuncia planes para crear una unidad de intervención rápida

La presidenta de República Centroafricana (RCA), Catherine Samba-Panza, ha anunciado este miércoles planes para crear una unidad de intervención rápida para hacer frente a los últimos incidentes de seguridad y comenzar a reestructurar el Ejército.
"Busco el fin de la impunidad", ha dicho durante una comparecencia ante el Parlamento de Transición, antes de reconocer que la inseguridad es uno de los principales problemas del país, según ha informado la emisora Radio France Internationale.
Samba-Panza ha detallado que esta unidad de intervención rápida será creada con miembros de las Fuerzas Armadas de RCA (FACA), que contaba con alrededor de 8.000 miembros antes de que la milicia Séléka, de mayoría musulmana, se hiciera con el poder en 2013.
Desde entonces, la mayoría de los soldados se unieron a Séléka o a las milicias cristianas 'anti balaka', que surgieron en respuesta a los abusos cometidos por la citada milicia, iniciando un enfrentamiento de tintes sectarios en el país, que continúa pese a que la milicia cedió el poder a un Gobierno de transición.
Así, la presidenta centroafricana ha sostenido que la implantación de la seguridad ha de ser un preámbulo para la celebración de elecciones, si bien no ha facilitado una fecha para las mismas.
Por último, ha solicitado a los magistrados del país "a registrar todas las denuncias e impartir justicia rápidamente", al tiempo que ha anunciado que acudirá al Tribunal Penal Internacional (TPI) para que dirima los asuntos más graves.
Alrededor de un millón de personas, es decir, cerca de una cuarta parte de la población, se ha visto desplazada por los enfrentamientos, que se han saldado además con decenas de miles de muertos.
La violencia ha provocado que la práctica totalidad de la comunidad musulmana haya abandonado la capital y otras zonas del sur del país, dirigiéndose a los países vecinos o a los bastiones controlados por Séléka en el norte de RCA.