Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sanders y Clinton rechazan las recientes redadas contra inmigrantes en EEUU durante un debate en Wisconsin

El senador por Vermont Bernie Sanders y la exsecretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, aspirantes a la nominación demócrata para luchar por la Casa Blanca, han coincidido este jueves en la necesidad de parar las recientes redadas contra inmigrantes indocumentados, en un nuevo debate celebrado en el estado de Wisconsin.
Los candidatos demócratas han apostado por una reforma migratoria integral que saque de las sombras a los millones de indocumentados y han criticado las recientes redadas realizadas por el Gobierno de Barack Obama, que han llevado a la detención de más de un centenar de personas en los estados como Carolina del Norte, Georgia y Texas.
"Debemos unir a las familias, no dividirlas. Estoy en desacuerdo con sus recientes políticas de deportaciones y no las apoyaré", ha dicho Sanders, quien sí ha mostrado su apoyo a Obama en lo que respecta a las acciones ejecutivas aprobadas para proteger de la deportación a cerca de 5 millones de inmigrantes 'sin papeles'.
Pese a estos momentos de sintonía entre ambos candidatos, Clinton y Sanders también se han reprochado mutuamente sus decisiones pasadas sobre los ciudadanos indocumentados, tal y como publica la cadena estadounidense Univision.
Así, Clinton ha recordado que el senador por Vermont votó en contra de una ley de regularización propuesta por Ted Kennedy en 2007, a lo que Sanders ha respondido que dicha reforma era considerada por varios colectivos de inmigrantes como "una vía hacia la esclavitud", que favorecería su llegada al país "para realizar un trabajo temporal y sufrir abusos (laborales)".
Por su parte, Sanders ha cargado contra la exsecretaria de Estado por haberse opuesto a la permanencia en el país de cientos de personas que llegaron en el verano de 2004 huyendo de la violencia en Centroamérica.
"Cuando vimos a niños llegando de Honduras, huyendo de la violencia de la droga y de los cárteles, consideré que era una buena idea que estos niños permanecieran en el país y esa no fue la posición de la secretaria", ha sentenciado el senador demócrata.